Publicidad

Sofía, 13 feb (EFE).- Cientos de agricultores se concentraron este martes en pleno centro de Sofía, cortando el tráfico, para exigir compensaciones del Estado por las pérdidas que sufren por los efectos de la guerra en Ucrania.

Los agricultores sostienen pancartas que dicen "Renuncia", durante una protesta frente al Consejo de Ministros en Sofía, Bulgaria, el 13 de febrero de 2024. Las demandas de los manifestantes se refieren no sólo a las subvenciones del Estado, sino también a cambios legislativos. Además, los agricultores insisten en que debería haber reguladores en relación con la liberalización votada en el Parlamento Europeo, para no inundar el mercado y realizar la producción que producen. (Protestas) EFE/EPA/Vassil Donev

Esta nueva protesta se produce un día después de que el Gobierno y asociaciones agrícolas anunciaron que firmaron un acuerdo al respecto, algo que aparentemente no satisface a todos los agricultores, informó la radio pública BNR.

La firma del documento anoche fue anunciada por el primer ministro, Nikolay Denkov, y representantes de la Cámara Agraria de Bulgaria, la Asociación Nacional de Productores de Cereales y la Asociación Nacional de Criadores de Ovejas y Cabras.

Pensaban que así iban a poner fin a varios días consecutivos de protestas en las que los agricultores bloquearon con maquinaria pesada durante dos horas por día carreteras clave del país balcánico.

Según el acuerdo alcanzado, las granjas recibirán la llamada “ayuda ucraniana” de forma gradual y en dos etapas, de entre 2,5 y 10 euros por hectáreas, dependiendo del tamaño de las granjas, con un máximo de 25.500 euros por empresa.

No obstante representantes de otros sectores –de producción de leche, carne, frutas u hortalizas- están en contra del acuerdo y se reunieron hoy frente al Gobierno exigiendo una ayuda muy superior, de 100 euros por hectárea, independiente del tamaño de las empresas.

Los manifestantes vertieron cientos de litros de leche frente al edificio del Gobierno y algunos de ellos intentaron entrar por la fuerza al interior de las instalaciones pero fueron bloqueados por la policía, sin incidentes ni heridos.

Los manifestantes, que exigen además la dimisión del ministro de Agricultura por “lanzar mentiras”, acusaron al primer ministro, Nikolay Denkov, de negarse a recibirlos.

Sin embargo, el jefe del Gobierno estaba este martes fuera de la capital en una visita a una planta energética.

“La dimisión del ministro de Agricultura no es una base de negociaciones. Alcanzamos ayer una solución razonable y por eso hemos firmado el acuerdo. Si los agricultores tienen demandas adicionales, que las formulen de forma adecuada y entonces nos reunimos y las discutimos”, dijo Denkov citado por BNR.

El Gobierno búlgaro señaló la semana pasada que está en condiciones de pagar ayudas a los agricultores del presupuesto estatal por un valor total máximo de 75 millones de euros.

Para mañana están previstas más protestas agrícolas en diferentes partes de Bulgaria, el país más pobre de la Unión Europea.

Publicidad