Publicidad

Lima, 20 mar (EFE).- Un grupo de ciudadanos protestaron este miércoles frente al Ministerio de Energía y Minas de Perú por la decisión de esta cartera de permitir a la minera Ariana retomar sus operaciones, algo que, aseguran, pone en riesgo el acceso a agua potable de los habitantes de la capital.

Manifestantes realizan este miércoles un plantón frente al Ministerio de Energía y Minas de Perú para alertar que Lima y Callao están en peligro de quedarse sin agua. EFE/ Paolo Aguilar

“Nosotros estamos preocupados porque la población de Lima no conoce esta situación. Entonces uno de los motivos es visibilizar este proyecto minero y el riesgo que representa para el abastecimiento de agua para Lima”, dijo a EFE en la protesta el investigador de CooperAcción, José De Echave.

Dicho proyecto minero de cobre y zinc está ubicado en el distrito de Marcapomacocha, en la región de Junín, en el centro del país y colindante con el departamento de Lima, pertenece a la compañía Southern Peaks Mining, y ha sido objeto de controversia desde sus inicios en 2016.

Un grupo de integrantes de la campaña ciudadana Día Cero Perú realizó un plantón en las puertas del Ministerio de Energía y Minas y algunos manifestantes realizaron una pequeña actuación en la que fingían estar muertos en el suelo con bidones y cubos de agua vacíos.

“Si la mina Ariana avanza, el agua retrocede”, “Agua sí, Ariana no”, “Ariana se lleva nuestra agua”, “Corte de agua en Lima por la mina Ariana”, fueron algunos de los reclamos que gritaron los presentes.

“Más de 11 millones de peruanos de Lima y Callao podrían quedarse sin acceso a agua potable debido al reinicio del proyecto minero Ariana. Esta preocupación se fundamenta en la ubicación estratégica de la mina, que se sitúa en un área crucial para el abastecimiento hídrico de la región”, explicó De Echave.

En marzo de 2023, el Sexto Juzgado Constitucional de la Corte Superior de Justicia de Lima respondió la demanda que presentaron activistas y ordenó la suspensión del proyecto al argumentar que las actividades mineras no tienen que poner en riesgo los derechos fundamentales de acceso al agua.

Pero la Presidencia del Consejo de Ministros y los ministerios de Energía y Minas y Desarrollo Agrario y Riego, apelaron el año 2023 esta decisión judicial y el proceso sigue en curso.

“El Ministerio de Energía y Minas, siendo juez y parte, ha aprobado el Estudio de Impacto Ambiental, genera dudas sobre la imparcialidad y la rigurosidad en la evaluación del proyecto” indicó De Echave al añadir que la empresa tiene todo listo para el inicio de construcción.

“Estamos convencidos que el proyecto minero va a atentar contra un derecho básico fundamental de la población de Lima, que es tener acceso a fuentes de agua”, dijo al añadir que han presentado una demanda judicial y han ganado en una primera instancia, y el caso está en una segunda etapa.

Concluyó al exponer que este significa “un enorme riesgo” y que a Lima le puede pasar lo que a muchas poblaciones del resto del país en los últimos 20 años, “un proyecto minero que se instala en la zona que representa la principal fuente de abastecimiento de agua”.

Publicidad