Publicidad

Río de Janeiro, 14 de mayo – Once equipos de la primera división del Campeonato Brasileño de Fútbol han pedido la suspensión temporal del torneo hasta el 31 de mayo debido a las catastróficas inundaciones que han azotado el sur de Brasil, dejando un saldo de al menos 148 muertos y causando grandes inundaciones en numerosas ciudades. Los clubes, que forman parte de la agrupación ‘Liga Forte União’, incluyen a Fluminense, Internacional, Athletico Paranaense, entre otros, han calificado esta pausa como una “medida humanitaria necesaria” y “justa”.

La solicitud formal fue presentada a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), que ya había aplazado los encuentros de los equipos de Rio Grande do Sul en todas las competiciones nacionales, dado que esta región es la más afectada por el desastre natural. Con la suspensión propuesta, se pospondrían las jornadas séptima y octava del campeonato.

Los estadios de Gremio e Internacional en Porto Alegre, transformados en lagunas de barro debido a las lluvias, simbolizan la gravedad de la situación. Esta iniciativa busca no solo atender la emergencia, sino también permitir la movilización de recursos y apoyos a las áreas afectadas, donde se reportan más de 600,000 desplazados y 2.1 millones de damnificados.

La demanda de los clubes, apoyada por la evidencia de la crisis humanitaria en curso, subraya la importancia de priorizar el bienestar y la seguridad de las comunidades afectadas sobre los calendarios deportivos.

Publicidad