Publicidad

Ciudad de México, 27 feb (EFE).- La Embajada de México en Catar aseguró este martes en un breve comunicado que, por su doble nacionalidad, no puede intervenir en el caso de Manuel Guerrero, un hombre mexicano homosexual que lleva siete años viviendo en Catar y que fue detenido el pasado 4 de febrero en la capital, Doha, debido a su orientación sexual.

“Debido a que el interesado tiene registrada su residencia en Qatar como nacional del Reino Unido, el consulado de ese país en Doha ha sido la entidad responsable y reconocida por autoridades qatarís para hacer gestiones consulares en su favor”, explicó la embajada a través de la red social X.

Aún así, aseguraron que la embajada ha estado atenta a su evolución desde que fue enterada del caso. “Se ha mantenido en comunicación con sus familiares, y se ha constatado que cuente con representación legal”, sentenciaron.

Asimismo, aseveraron que continuarán dando “puntual seguimiento” junto a la Embajada de Reino Unido en Doha, además de seguir en contacto con su familia.

Este mismo martes, el Comité Manuel Guerrero, conformado por activistas y agrupaciones de la diversidad sexual para dar seguimiento puntual a este caso, denunció la situación de Guerrero, que fue detenido en Doha tras acudir a una cita acordada a través de una aplicación y allí lo recibiera la Policía catarí.

El colectivo relató que la propia Policía de Catar creó un perfil falso en Grindr, una aplicación de citas, desde donde contactaron a Manuel y concertaron un encuentro con él, haciéndose pasar por un hombre homosexual.

Al llegar al lugar de la cita, Manuel no encontró al hombre con el que supuestamente se vería, sino a policías que lo detuvieron arbitrariamente.

Además, afirmó la organización, le sembraron un cuarto de gramo de metanfetamina, lo encarcelaron y lo sometieron a actos de tortura psicológica.

La organización sostuvo también que en la cárcel Manuel ha sido amenazado, aislado, privado de alimentos y agua suficientes, además de que le han negado su derecho a contar con un abogado y ha sido obligado a firmar documentos en árabe sin un traductor de apoyo.

Por otra parte, le han impedido tomar los antirretrovirales que necesita por vivir con VIH.

El Comité solicitó a través de X a la directora General de Protección Consular y Planeación Estratégica de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Vanessa Calva Ruiz, que se solicite “inmediatamente” la repatriación de Manuel Guerrero, que se les dé una mesa de trabajo interinstitucional y que se garantice la integridad del hombre.

Publicidad