Publicidad

Redacción Deportes, 9 ago (EFE).- La victoria de Colombia por 1-0 sobre Jamaica que la clasificó por primera vez a los cuartos de final de un Mundial femenino, el de Australia y Nueva Zelanda, también ha puesto a las Cafeteras como el segundo país de Sudamérica que llega a esa instancia. Brasil ya lo hizo cuatro veces.

La presencia de una selección femenina sudamericana en la instancia de los ocho mejores de un Mundial no se veía desde la edición de 2011 a la que llegó la Canarinha.

CATALINA USME ALTERA CON SU GOL UN ORDEN INTERNACIONAL

El solitario gol de la capitana Catalina Usme a los 52 minutos desató una cascada de hechos singulares para el fútbol, destaca este martes la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

Usme, quien se consolidó como máxima goleadora en la historia de la selección de Colombia, con 52, de paso se afianzó con tres en la primera anotadora de su país en la Copa del Mundo Femenina. Dos dianas las marcó en esta edición y la primera en el torneo de 2015 celebrado en Canadá.

La delantera de 33 años condenó a la eliminación a Jamaica, que había llegado a los octavos de final con la portería imbatida. Un mal sabor de boca para las Reggae Girlz, que en la fase de grupos se dieron el lujo de sacarle un empate a Francia (0-0), y en la última jornada se dieron el gustito de eliminar a las brasileñas encabezadas por la legendaria Marta.

El 0-0 y la eliminación de la Canarinha resultaron ser la peor despedida de la selección que pudo tener la icónica delantera de 37 años.

La Conmebol destaca hoy que desde Canadá 2015, cuando la fase de octavos de final se disputó por primera vez, la selección de Jamaica es la segunda que queda eliminada al permitir un solo gol. Antes esa suerte la corrió Brasil en ese 2015.

Sin Jamaica, por culpa de Colombia, la historia de la Copa del Mundo femenina se altera pues será la primera ocasión que no habrá representantes de la Conccacaf en cuartos de final desde su edición inaugural en China’91.

Antes, Estados Unidos, ganador de cuatro ediciones, y Canadá, garantizaban la visibilidad de la Concacaf en el torneo.

NACE OTRA ESTRELLA, ANA MARÍA GUZMÁN

El partido en el Estadio Rectangular de Melbourne, manchado de amarillo en las tribunas sirvió de marco excepcional para el debut de una defensora de 18 años y 55 días, Ana María Guzmán.

La joven fue llamada por el seleccionador Nelson Abadía para reemplazar a la consagrada Manuela Vargas, autora del gol del triunfo por 1-2 sobre Alamania en la segunda jornada de la fase de grupos.

Vargas vio la segunda cartulina amarilla y su baja por sanción hizo que Guzmán nos olo cumpliera a cabalidad con sumisión, sino que diera la asistencia a Usme para el gol con un centro profundo desde la banda izquierda.

Así, Guzmán es la jugadora más joven en asistir en un partido de eliminación directa en la Copa del Mundo Femenina. Sumando los encuentros de fase de grupos, la de Mistrató es la segunda jugadora de menor edad en dar un pase gol, detrás de la argentina Dalila Ippólito en Francia 2019 con 17 años y 87 días.

Publicidad