Londres, 13 dic (EFE).- Es complicado no destacar en Inglaterra apellidándote Gallagher, pero Conor Gallagher no tiene nada que ver con los hermanos Liam y Noel, creadores de Oasis. Este centrocampista luce su rubia melena por Selhurst Park mientras la afición del Crystal Palace corea su nombre. Es el ídolo del equipo, el mejor sub-21 de la Premier League y un diamante en bruto para la selección inglesa.

El centrocampista del Crystal Palace es un ejemplo más del brillante funcionamiento de la cantera del Chelsea y la gran revelación de la temporada. Ha logrado ya seis tantos en la competición y su segundo gol ante el Everton le coloca en todas las portadas por su capacidad para tirar del carro de un equipo que aún no ha conseguido despegar.

Elegido como el mejor canterano de los ‘Blues’ en 2019, sucediendo a Reece James, Gallagher, a sus 21 años, no ha tenido oportunidades con el primer equipo del Chelsea y ha encadenado cesiones. Charlton Athletic, Swansea City y West Bromwich disfrutaron de los minutos de un Gallagher que al volver este verano al Chelsea, decidió aventurarse en un nuevo préstamo. Esta vez un Crystal Palace en el que ha generado el 41 % de los tantos del equipo (seis dianas y tres asistencias) y se ha ganado la llamada del seleccionador nacional, Gareth Southgate.

Fue una lesión de última hora la que propició la convocatoria de Gallagher, que debutó contra San Marino e hizo un gol en la victoria 10-0 de los ‘Tres Leones’.

Tiene contrato con los ‘Blues’ hasta 2025 y su cesión con el Palace, donde ya es un ídolo, termina a final de esta temporada. Su futuro es una incertidumbre total en un equipo que ya va sobrado de talento y en el que esta temporada hubiera tenido que competir con un centro del campo poblado por Jorginho, N’golo Kanté, Ruben Loftus Cheek, Mateo Kovacic, Saúl Ñíguez y en posiciones más adelantadas con Kai Havertz, Hakim Ziyech y Mason Mount.

“Me encanta estar aquí. Escuchar a los aficionados cantar mi nombre. Me da mucha confianza. Espero poder seguir haciéndoles disfrutar. Siempre doy todo lo que puedo y tener impacto en el juego”, dijo Gallagher tras el triunfo ante el Everton con el que el Palace rompe una racha de tres derrotas seguidas.

Nacido en Epsom, en Surrey, Gallagher es uno de esos jugadores procedentes del sur de Londres, una zona que ha originado más del 10 % de los futbolistas que participan esta temporada en la Premier. Y él tiene ahora mismo el honor de ser el que más goles ha producido en la categoría de los menores de 21 años.

Su posible fichaje es uno de los sueños de Patrick Vieira, el mejor maestro posible para el chico de la melena rubia que pase su talento por Selhurst Park.

“No podemos ponernos a pensar en lo que ocurrirá a final de temporada. Le vamos a disfrutar durante un año y estamos encantados por ello”, apuntó la leyenda del Arsenal.

Manuel Sánchez Gómez

Publicidad