Publicidad

Bogotá, 30 de mayo de 2024.- La reciente aprobación de una ley que prohíbe las corridas de toros en Colombia ha desatado una ola de reacciones entre los defensores de esta tradición. Toreros, administradores de plazas, y vendedores ambulantes expresaron su descontento tras la decisión del Congreso, argumentando que afectará negativamente la economía y el empleo en ciudades donde la tauromaquia es una actividad significativa.

César Rincón, un reconocido exmatador y propietario de ganado de lidia, calificó la medida de “atropello a la libertad” y expresó preocupación por el futuro de los toros de lidia y las aspiraciones de jóvenes que sueñan con convertirse en toreros. La ley, que aún necesita conciliación entre los textos del Senado y la Cámara antes de ser firmada por el presidente, entrará en vigor en 2027 tras un periodo de transición de tres años.

Los defensores de la tauromaquia, incluidos empleados y empresarios del sector turístico, sostienen que la prohibición representa una amenaza para la cultura local y un golpe económico significativo, especialmente en Manizales y Cali, donde las corridas son un gran atractivo turístico. Según la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco), la temporada taurina en Manizales puede representar hasta el 35% de la ocupación hotelera de la ciudad.

En Bogotá, novilleros y vendedores afectados por la ley han iniciado un plantón en protesta, argumentando que la medida les quita el sustento. José Luis Vega, novillero y vendedor informal, afirmó que no abandonarán la protesta hasta que la Corte Constitucional revise la ley.

Mientras tanto, el presidente de la plaza de toros de Cali, Miguel Yusti, anunció que lucharán legalmente contra la implementación de la ley, defendiendo la tauromaquia como una expresión cultural y fuente de empleo.

La decisión legislativa refleja una disminución en el apoyo público a las corridas de toros en Colombia, aunque sigue siendo popular en algunas áreas. La nueva ley ha generado un intenso debate sobre el equilibrio entre la preservación de las tradiciones culturales y la protección de los derechos de los animales.

Publicidad