Seúl, 24 sep (EFE).- Corea del Sur reportó hoy 2.434 nuevos casos de COVID-19, lo que implica casi 700 más que en la víspera y una cifra récord desde que comenzó la pandemia que llega justo después de uno de los principales periodos festivos en el país asiático.
De estos nuevos contagios, 2.416 se produjeron a nivel doméstico y los 18 restantes fueron detectados en viajeros procedentes del extranjero, según datos publicados hoy por la Agencia para la Prevención y el Control de Enfermedades Infecciosas (KDCA).
La región capitalina (formada por Seúl, la cercana ciudad de Incheon y la circundante provincia de Gyeonggi) registró a su vez un nuevo récord desde el inicio de la pandemia al apuntar 1.747 nuevos casos, el 72,3 % del total.
Seúl por sí sola registró también nuevo máximo histórico al detectarse en su término municipal 903 nuevas infecciones.
Estas cifras llegan después de que el miércoles concluyera un periodo festivo de cinco días con motivo de “Chuseok”, el festival de la cosecha, una celebración familiar que implica millones de desplazamientos dentro del país.
Aunque Corea del Sur es uno de los Estados que mejor ha controlado la pandemia (en total suma 2.434 muertos y unos 267.000 contagiados) el lento ritmo de vacunación debido a la escasez del suministro global y la irrupción de la variante delta han provocado que el país lleve más de días 80 días registrando más de 1.000 casos a diario.
Actualmente, el 72,3 % de la población cuenta con un pinchazo y el 44 % con la pauta completa, aunque el Gobierno espera que esta última cifra supere el 70 % para final de octubre.
El próximo lunes, las autoridades sanitarias tienen previsto anunciar su plan para comenzar a vacunar a menores de entre 12 y 17 años y mujeres embarazadas en el último trimestre del año.

Cribado de coronavirus en una estación de tren en Seúl, este viernes 24 de septiembre. EFE/EPA/JEON HEON-KYUN