Publicidad

Lisboa, 21 mar (EFE).- El primer ministro saliente de Portugal, el socialista António Costa, sacó pecho este jueves de su gestión al frente del Gobierno luso y destacó la estabilidad presupuestaria y económica del país, en su despedida del Consejo Europeo tras más de ocho años en el poder.

Pedro Sánchez (derecha), junto al primer ministro en funciones portugués Antonio Costa (centro) y la presidenta del Grupo S&D y secretaria de Unión Europea, Iratxe García (izquierda), durante la reunión preparatoria de los líderes del Partido de los Socialistas Europeos (PES) que se ha celebrado, este jueves, en Bruselas. EFE/ PSOE/SOLO USO EDITORIAL/SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA (CRÉDITO OBLIGATORIO)

En declaraciones a periodistas a la entrada de su último Consejo Europeo en Bruselas, el portugués dijo que tiene “cierta satisfacción” al ver que, cuando llegó a finales de 2015, había “mucha gente desconfiada” con lo que iba a ocurrir en Portugal tras pactar con la izquierda, y ocho años después “nadie tiene dudas”.

Pedro Sánchez (5izquierda), junto al primer ministro en funciones portugués Antonio Costa (4izquierda) y la presidenta del Grupo S&D y secretaria de Unión Europea, Iratxe García (3izquierda), entre otros líderes socialistas, durante la reunión preparatoria de los líderes del Partido de los Socialistas Europeos (PES) que se ha celebrado, este jueves, en Bruselas. EFE/ PSOE/SOLO USO EDITORIAL/SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA (CRÉDITO OBLIGATORIO)

“Nadie tiene dudas de que, a pesar de las variadas formaciones en las que se asentaron mis Gobiernos, fuimos siempre socios leales y activos tanto en la OTAN como en la Unión Europea”, defendió.

Recordó además que en 2016 Portugal se arriesgaba a ser multado por déficit excesivo y logró salir de ese procedimiento e incluso registrar superávit en 2019 y 2023.

“Somos de los países de Europa que afortunadamente está creciendo más, tiene el empleo en máximos históricos y conseguimos salir del podio de los países más endeudados. Y del déficit pasamos a un presupuesto equilibrado que ya produjo un saldo positivo en 2019 y lo volvió a hacer en 2023”, resaltó.

Costa aseguró que es “optimista” y tiene “esperanza” de que Portugal no pierda estos logros con el Gobierno que sustituirá al suyo, que será de signo conservador y estará liderado por Luís Montenegro, designado primer ministro la pasada madrugada.

“Creo que Portugal tiene todas las condiciones para seguir esta trayectoria. Hicimos una reforma de fondo en la estabilidad de nuestro marco presupuestario y nuestras finanzas públicas”, destacó.

Y aunque el nuevo Gobierno tenga políticas diferentes, “no hay ninguna razón para anticipar ningún riesgo, siempre que las cosas sean bien gestionadas”, añadió Costa, que ya le deseó personalmente a Montenegro “el mayor éxito”.

El socialista acude a su último Consejo Europeo con un mensaje de “agradecimiento” tras más de ocho años “muy intensos”.

“Fueron años donde aprendí mucho. Una de las cosas más enriquecedoras de la vida política y de la participación en el Consejo Europeo es poder aprender bien y comprender bien la riqueza de la diversidad de Europa”, refirió, lo que “ayuda mucho a saber escuchar y comprender a los otros para superar divergencias”.

Costa es primer ministro de Portugal desde noviembre de 2015 y ha vivido tres legislaturas al frente del Gobierno luso.

El pasado noviembre dimitió después de que la Fiscalía de Portugal anunciara que le estaba investigando por supuestas irregularidades en negocios del litio, el hidrógeno verde y en un centro de datos.

Desde entonces, el Ministerio Público no ha presentado ninguna acusación formal contra Costa ni ha dado más detalles sobre en qué consiste esa investigación.

Tras su renuncia, el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, convocó elecciones anticipadas que venció por la mínima el conservador Montenegro, que tendrá que gobernar en minoría.

Publicidad