Publicidad

Madrid, 22 mar (EFE).- El guardameta belga Thibaut Courtois arrancó este viernes la recuperación de la rotura en el menisco interno de la rodilla derecha de la que fue operado el miércoles y que le tendrá de baja los próximos dos meses, por lo que se perderá toda la temporada.

Una lesión que llegó en la recta final de la recuperación de la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda que sufrió el pasado 10 de agosto.

El martes, entrenando sobre el césped de la Ciudad Deportiva Real Madrid, Courtois notó un crujido en la que era su rodilla sana y se retiró del terreno de juego entre lágrimas antes de confirmarse una nueva lesión de rodilla.

Otro contratiempo justo cuando Courtois, tras siete meses de baja, empezaba a vislumbrar su vuelta.

Ahora, tendrá que volver a empezar, aunque con menos meses de baja por delante. Y con mentalidad de superar un “pequeño contratiempo”, como definió la nueva lesión, volvió Courtois a Valdebebas, a la Ciudad Deportiva Real Madrid, a trabajar en su recuperación.

También lo hicieron el brasileño Éder Militao, quien, salvo contratiempo, si podrá volver tras el parón internacional al completar la recuperación de la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda que sufrió el 12 de agosto, dos días después que Courtois, y el austriaco David Alaba, quien en diciembre fue el tercer futbolista en unirse a los lesionados de rodilla.

Tres ausencias a las que hay que sumar la de Dani Ceballos, quien entrenó en el gimnasio aún convaleciente de una sobrecarga en el gemelo sufrida hace una semana, y a los 14 internacionales Dani Carvajal y Joselu (España), Brahim Díaz (Marruecos), Antonio Rüdiger y Toni Kroos (Alemania), Eduardo Camavinga y Aurelien Tchouaméni (Francia), Jude Bellingham (Inglaterra), Luka Modric (Croacia), Arda Güler (Turquía), Fede Valverde (Uruguay), Andry Lunin (Ucrania), Vinícius Junior y Rodrygo Goes (Brasil); la lista de ausencias para Carlo Ancelotti al estar concentrados con sus selecciones.

Pocos efectivos para ‘Carletto’ en la cuarta sesión de la semana, en la que el trabajo físico fue protagonista.

El entrenamiento comenzó con trabajo en el gimnasio y después los jugadores disponibles realizaron diferentes series de potenciación muscular, mientras los porteros llevaron a cabo trabajo específico.

Posteriormente, Ancelotti programó trabajo de circulación del balón y presión para finalizar con disparos a portería, según refleja la web del club.

Un Real Madrid con pocos efectivos que continúa trabajando en Valdebebas con el siguiente compromiso en su agenda previsto para el 31 de marzo, en la visita del Athletic Club al estadio Santiago Bernabéu (21:00 horas CET, -1 GMT).

Publicidad