Bruselas, 23 sep (EFE).- Adquirir obras de arte suele ser un privilegio de unos pocos debido al alto precio de las piezas, sin embargo, la “Affordable Art Fair”, que acaba de abrir sus puertas en Bruselas, busca acercar a todos los públicos al mundo del coleccionismo de arte con obras “asequibles” cuyos precios oscilan entre los 50 y los 7.500 euros.
Esta exposición reúne cuadros, esculturas, fotografías y otras obras de arte contemporáneo de artistas vivos y su objetivo “es animar a más personas a descubrir el placer de coleccionar arte”, según afirmó en una entrevista a Efe la directora de la feria, Blythe Bolton.
La 12ª edición de la feria regresa, tras la suspensión en 2020 debido a la pandemia, con alrededor de 1.000 obras de arte contemporáneo de más de 70 galerías locales, nacionales e internacionales, entre las que se encuentran dos españolas.
En esta exhibición se pueden encontrar piezas de todos los estilos y técnicas artísticas, como fotografías en blanco y negro, lienzos muy coloridos que asemejan un grafiti, pinturas en óleo o cuadros con flores en tres dimensiones hechas con plástico reciclado.
También están a la venta cuadros con un trasfondo de humor, como el retrato de Lionel Messi vistiendo una camiseta del Real Madrid y uno de Cristiano Ronaldo con una camiseta del Fútbol Club Barcelona.
La tecnología también tiene un papel primordial en la creación de unas obras muy particulares, ya que quien lo desee puede tener colgado en el salón de su casa su iris fotografiado en un tamaño de más de un metro de diámetro.
Además, en la feria se exhiben obras tanto de artistas emergentes como de autores consagrados. “Aquí todo el mundo es bienvenido en ese sentido”, recalcó Bolton, que aseguró que visitar la feria también es una oportunidad para ver obras de reconocidos artistas como los británicos Banksy y Damien Hirst.
Aparte, este año la “Affordable Art Fair” colabora con Think Pink, una organización benéfica contra el cáncer de mama, que se ha asociado con el artista Kim Verbeke, quien ha creado obras en cerámica con forma de pecho en miniatura, cuyos beneficios se destinarán a la asociación.
Los visitantes que tengan un presupuesto reducido pueden acercarse a unas paredes en las que se exponen todas las obras de menos de 1.000 euros.
La directora de la feria apuntó que la sociedad en Bruselas demuestra una gran pasión y respeto por el arte, y muchas personas disfrutan acudiendo a eventos como este en el que encuentran una atmósfera acogedora.
Los compradores tienen diferentes perfiles y son de todas las edades, pues como recordó Bolton, hace unos años un niño de 10 años convenció a sus padres para usar todo el dinero que le habían regalado en su cumpleaños para comprar una pieza que le había gustado.
Bolton destacó que esta edición de la “Affordable Art Fair” puede ser muy favorable, ya que tras las restricciones impuestas durante la pandemia de covid-19, las personas prestan más atención a cuidar el entorno donde viven, por lo que el arte es un elemento fundamental para crear un ambiente “más cómodo y agradable” en los hogares.
“Una de las cosas más emocionantes de esta feria es que somos una organización global, por lo que organizamos exposiciones de arte en todo el mundo, desde Melbourne a Nueva York y en toda Europa”, explicó la directora.
En este sentido, aseguró que es “muy bonito” el intercambio que se produce entre todas las galerías participantes, que provienen de países de todo el mundo, entre los que se puede encontrar Corea, España y Alemania.
“Esta es una edición muy especial para nosotros porque todo el mundo ha estado esperando más de 500 días para poder abrir las puertas de nuevo”, señaló Bolton, que recordó que esta feria recibe entre 15.000 y 17.000 visitantes, por lo que supone una gran noticia que ya sea posible “volver a disfrutar del arte juntos”, dijo.
Diana Giambona

Algunas de las obras de arte que se pueden adquirir en la “Affordable Art Fair”. EFE/Diana Giambona
Algunas de las obras de arte que se pueden adquirir en la “Affordable Art Fair”. EFE/Diana Giambona