Publicidad

Jerusalén, 8 dic (EFE).- Cuatro palestinos murieron hoy por disparos del Ejército de Israel en Cisjordania ocupada, tres de ellos durante una redada militar en Yenín, y otro más en un incidente cerca de Aboud, informaron fuentes oficiales en medio de la peor ola de violencia desde 2006 en la zona.

“Tres palestinos fueron asesinados por balas de la ocupación israelí durante su incursión en Yenín la madrugada de hoy”, indica un comunicado del Ministerio de Sanidad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que los identificó como Atta Yassin Mahmoud Shalaby, de 46 años, Tariq Fawzy Al Damej, de 29 y Sedqi Seddik Zakarneh de 29.

El Ejército de Israel confirmó su operación “antiterrorista”, en la que asegura que varios “sospechosos lanzaron artefactos explosivos y atacaron con fuego directo a soldados, quienes respondieron con fuego real”.

Durante la redada en Yenín, un bastión de milicias, fueron arrestados tres palestinos “sospechosos de participar en actividades terroristas”, aseguró el Ejército, cuyas tropas no registraron heridos.

Según la agencia oficial de noticias palestina, WAFA, las fuerzas israelíes abrieron fuego contra una ambulancia, y la redada se saldó con al menos 10 palestinos heridos.

Más tarde, en la ruta 465 adyacente a la ciudad cisjordana de Aboud, varios palestinos “lanzaron piedras y botellas de pintura contra coches” que circulaban por ese lugar, indicó un comunicado del Ejército israelí, cuyos soldados desplegados en la zona “dispararon contra los sospechosos”.

“Un palestino murió y otro resultó gravemente herido a manos de las fuerzas de ocupación israelíes cerca de Aboud”, informó por su parte el Ministerio de Sanidad de la ANP, que identificó a la víctima mortal como Dia Muhamad Shafiq al Rimawi.

Los palestinos, muchos de ellos menores de edad, suelen lanzar piedras a los israelíes que transitan en sus vehículos dentro de Cisjordania ocupada y que viven en asentamientos judíos considerados ilegales por el derecho internacional. Esto suele desencadenar violentos enfrentamientos con las fuerzas israelíes y con los mismos colonos.

En tanto, las redadas militares en Cisjordania ocupada forman parte de la operación “Romper la ola” que Israel comenzó a finales de marzo, tras varios ataques mortales cometidos por palestinos y árabe-israelíes, desatándose una ola de violencia que ha convertido a 2022 en el año más sangriento en la zona desde 2006.

Solo en lo que va de diciembre, diez palestinos han muerto por fuego israelí.

Un total de 165 palestinos han muerto en el marco del conflicto -muchos milicianos, pero también civiles y menores- en lo que va de 2022, según el Ministerio de Sanidad de la ANP, mientras que del lado israelí 29 personas perdieron la vida, 21 de ellas civiles.

Además, las autoridades israelíes han detenido más de 3.000 palestinos “sospechosos de terrorismo”, frustrado más de 500 ataques y se han incautado de unas 250 armas, en lo que va de año.

Israel se hizo con el control de Cisjordania en la Guerra de los Seis Días de 1967. Desde entonces, mantiene una ocupación militar sobre este territorio.

Publicidad