Publicidad

La Habana, 9 feb (EFE).- El ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, destacó el llamado de la ONU a EE.UU. a que revise la normas con las que sanciona a países que, como Cuba, considera patrocinadores del terrorismo, informó este viernes la prensa oficial.

Un comité de expertos de la ONU instó la víspera a Washington a revisar el marco normativo en virtud del cual aplica sanciones específicas contra Estados designados como patrocinadores del terrorismo.

Al respecto, el canciller cubano destacó en redes sociales que al aplicar dichas sanciones EE.UU. “viola (el) Derecho Internacional y derechos humanos de pueblos afectados, incluyendo derecho alimentación, salud, educación, desarrollo y derecho a la vida”.

Destacó además que los expertos demandaron al país norteamericano “cumplir sus obligaciones internacionales, cesar estos listados y actuar de inmediato para prevenir su negativo impacto humanitario”.

Actualmente, cuatro países -Cuba, Corea del Norte, Irán y Siria- figuran en esta lista del Departamento de Estado de EE.UU., a los que se les han impuesto restricciones adicionales debido a la designación.

Los cinco expertos -entre los cuales figura Alena Douhan, Relatora Especial sobre el impacto negativo de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos, y Michael Fakhri, Relator Especial sobre el derecho a la alimentación- pidieron al Gobierno de EE.UU. que revise completamente el marco actual de designaciones de países patrocinadores del terrorismo.

En concreto, solicitan que este marco normativo quede dentro de la autoridad del Consejo de Seguridad de la ONU como lo establece la Carta de las Naciones Unidas.

A la espera de su rescisión, EE.UU. debe tomar medidas para evitar impactos humanitarios negativos, manifestaron los expertos, quienes recordaron que hay principios que se ven afectados que constituyen normas imperativas de Derecho Internacional universalmente reconocidas.

“La designación afecta particularmente a países que ya están sujetos a otras medidas coercitivas unilaterales y tiene potenciales impactos humanitarios y de derechos humanos catastróficos”, recuerda el comunicado, difundido por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, organismo de Naciones Unidas con sede en Ginebra.

Los expertos ya habían expresado anteriormente su preocupación por el impacto negativo del cumplimiento excesivo del Gobierno de Estados Unidos.

Publicidad