Publicidad

Getafe (Madrid), 5 feb (EFE).- El defensa uruguayo Damián Suárez se despidió este lunes del Getafe, club en el que ha pasado nueve años y medio y que significa “todo” para él, puesto que le ha ayudado a “crecer como persona y a nivel futbolístico”, y reconoció que, pese a que no estaba en sus planes marcharse ahora, “la situación se dio así y es lo mejor para todos”.

Damián, de 35 años, terminaba contrato el próximo 30 de junio y no alcanzó un acuerdo con el Getafe para renovar, por lo que la oportunidad de jugar en otro club lejos de Europa y regresar a Sudamérica se abrió ante él como una oportunidad para seguir desarrollando su carrera de futbolista.

“No tengo palabras de agradecimiento para mis compañeros porque vivimos muchas cosas, muchos momentos, dentro de la cancha y fuera con las familias. Hicieron de todo para que no extrañara a mi país, mis costumbres, mi tierra. Siempre me ayudaron mucho y quiero agradecerlo a todos”, dijo Damián, en conferencia de prensa.

“Las etapas y los momentos determinan para todos. Mi primera idea era quedarme en el club mucho tiempo, lo hablé con el presidente, le comenté lo que tenía y me abrió las puertas. Fue una decisión en familia y creo que es lo mejor para todos”, señaló.

El defensa uruguayo, que llegó al fútbol español en 2011 para fichar por el Sporting de Gijón, procedente del Defensor Sporting de su país, se mostró agradecido por cómo se ha resuelto el regreso al fútbol sudamericano..

“Estoy que no me lo puedo creer después de tanto tiempo. Que se dé tan rápido es una sensación muy rara. Cambiamos de país y volvemos de vuelta a los 35 años. Son decisiones que uno tiene que tomar por el bien de todos”, opinó Damián, al que se vincula con el Botafogo brasileño.

El zaguero reiteró en varias ocasiones su agradecimiento al club y a los trabajadores de la entidad. “Gracias por todo este tiempo, los momentos que vivimos y que me hicieron sentir muy feliz. Se notaba en el día a día. Se notó en entrenamientos, en cuando juego y eso es de agradecer. Siempre fui un jugador de dar el máximo, se notó en la cancha, en mi forma de ser, de trabajar y así seguirá siendo hasta que me retire. Voy a echar de menos a todas las personas del club porque me hicieron sentir muy feliz”, confesó.

Damián Suárez fichó por el Getafe en el verano de 2015 y se marcha como el jugador más veterano de la plantilla. En ocho temporadas y media ha acumulado 295 partidos oficiales, 240 en Primera, lo que le hacen ser el jugador con más encuentros en la máxima categoría del conjunto azulón en su historia.

El futbolista uruguayo deja un legado de compromiso, potencial defensivo y fútbol combativo que en ocasiones desesperó a sus rivales.

“El Getafe significa todo para mi, me ha ayudado a crecer como persona y a nivel futbolístico. Estoy muy orgulloso de haber pertenecido tanto tiempo en el club. Por esto también es un día triste. No esperaba que fuera tan rápido pero se dio así y hay que tomar decisiones en la vida”, manifestó.

“No puedo quedarme con solo un recuerdo, hay muchos. Vine con muchas ganas y me tocó descender. Fue un palo duro pero por suerte al año siguiente se logró el ascenso. Fue lo mejor que pasó. Llevar este escudo a lo más grande es lo mejor que me ha pasado”, dijo Damián, que sí concretó los dos partidos que más le marcaron como jugador.

“Los partidos que más me marcan son los del Ajax, el del Coliseum y el de Amsterdam (octavos de final de la Liga Europa de la temporada 2019/2020). Nadie apostaba por el Getafe, lo dio todo y conseguimos pasar de fase gracias a un gol de mi amigo Jaime Mata. Me quedarán toda la vida esos dos partidos”, recordó.

Damián Suárez aseguró que en el futuro, si sigue el presidente Ángel Torres, “algún día, obviamente”, volverá, aunque “si estoy bien quiero seguir jugando y retirarme cuando quiera”.

“También quiero tener un recuerdo especial para José Bordalas y Javi Vidal por darme ese respeto. Sé que no soy fácil para ellos pero es mi forma de ver el fútbol y no la voy a cambiar al final”, concluyó

Publicidad