Publicidad

Praga, 19 mar (EFE).- La localidad eslovaca de Liptovsky Mikulas, en el norte del país, ha declarado el estado de emergencia tras producirse varios ataques de osos pardos, informó este martes el diario Pravda.

El ayuntamiento de dicha localidad de la Bajos Tatra ha movilizado a agentes de seguridad para encontrar y eliminar a los animales.

El municipio ha pedido asimismo a los vecinos que no se muevan fuera de las zonas residenciales, especialmente en horas de la mañana y de la tarde.

El viernes pasado una mujer murió en Liptovsky Mikulas por las heridas que sufrió al caer cuando huía de un oso en una zona del bosque circundante.

Dos días después un oso pardo hirió en la zona urbana de la localidad a cinco personas, entre ellas una niña de 10 años.

Vídeos de los testigos compartidos en las redes sociales muestran al oso correteando por las calles de Liptovsky Mikulas, de unos 30.000 habitantes, en pleno día y muy cerca de los viandantes, entre ellos madres con cochecito y ancianos.

En una de las tomas, se observa a la gente saltando vallas de la calle para huir del animal, que sorprendió a varias personas en la acera.

El oso hirió con rasguños y mordeduras a cinco personas, que tuvieron que ser atendidos y ya fueron dados de alta del hospital.

Testigos declararon a la policía que el oso cruzó el río Váh y se alejó de la zona residencial de la ciudad, aunque sigue en paradero desconocido.

En un reciente informe, el Ministerio de Medio Ambiente ha destacado la necesidad de “prevenir incidentes”.

Los osos pardo, cuya población en Eslovaquia los expertos forestales estiman en hasta 8.000 ejemplares, han perdido el miedo a las zonas urbanas.

Publicidad