Madrid, 1 ene (EFE).- Nadie intuía a estas alturas de temporada, ya al borde del fin de la primera vuelta, que el Atlético de Madrid iba estar cómo está, en la quinta posición, con la Liga imposible y deprimido por cuatro derrotas seguidas, ni tampoco que el Rayo Vallecano iba a ser el equipo que marca la pauta en la Liga de Campeones, cuarto en la tabla, invencible como local, menos resolutivo fuera, pero un punto por delante del equipo de Diego Simeone cuando ambos se enfrenten este domingo en el Wanda Metropolitano.

Es un derbi al revés, marcado por la alta incidencia en el país de la Covid-19, que también ha afectado a los dos equipos: al Atlético, con cuatro bajas en este momento sobre el terreno (Joao Félix, Antoine Griezmann, Koke Resurrección y Héctor Herrera) y pendiente de un segundo negativo para que Simeone pueda dirigirlo este domingo desde el banquillo; al Rayo, con nueve a día de hoy, aunque haya recuperado a otros siete para sumarlos a los ocho efectivos que iniciaron los entrenamientos de la semana, además de Andoni Iraola y de la previsible de Óscar Trejo, que ha anunciado dos negativos seguidos.

No es una excusa para el Atlético, que está en depresión. Sus cuatro derrotas consecutivas en la Liga, sus 22 goles en contra a estas alturas de la temporada, rumbo a la peor primera vuelta de la era Simeone, ya lo han noqueado en la pelea por el título cuando era el actual campeón, derivado al objetivo indispensable de cada curso: la clasificación para la Liga de Campeones, en la que no ha fallado en ninguna de las últimas nueve campañas.

Y para eso debe ser al menos cuarto al final del torneo. Hoy es quinto, porque el cuarto puesto es precisamente del Rayo Vallecano, el rival dominical de un grupo que aspiraba a mucho más de lo que ha demostrado por ahora en este ejercicio, porque se desangra atrás, cuando su defensa no hace mucho era un ejemplo, y porque no es contundente arriba, cuando el pasado curso tenia una efectividad tremenda, personificada en Luis Suárez.

No ha marcado el atacante uruguayo en ninguna de las últimas seis jornadas. Y sólo ha anotado un tanto en sus doce duelos más recientes. Lo siente el Atlético, porque, aun así, el ‘9’ uruguayo sigue siendo su máximo goleador de la campaña. Está estancado en ocho goles, pero es inigualable para el resto. Sólo se le acercaba Antoine Griezmann, de baja por una lesión muscular desde el derbi con el Real Madrid y ahora afectado por la Covid-19.

Es otro problema para el Atlético, como lo es para el Rayo y para otros tantos equipos, en este momento del año, cuando la incidencia ha crecido de forma acelerada en toda la sociedad. Aparte de Griezmann, también se han contagiado Koke Resurrección y Joao Félix, que iban a ser titulares sí o sí en el duelo de este domingo y ahora no lo serán, y Héctor Herrera, además del entrenador Simeone, que ha seguido de forma telemática todo el trabajo de su equipo desde el pasado jueves, cuando dio positivo. En la tarde del viernes, el técnico, aún aislado en su domicilio y asintomático, obtuvo un primer negativo. Ahora está pendiente de un segundo que lo permitiría estar junto al equipo este domingo.

Aparte de los cuatro jugadores afectados por la Covid-19 tampoco están disponibles ni Marcos Llorente ni Stefan Savic, por sendas lesiones musculares.

Pero el Atlético tiene plantilla para competir contra cualquier circunstancia (más en calidad que en cantidad, quizá) y para armar un once que muchos equipos quisieran para él aún con tantas bajas: Jan Oblak, en la portería; Kieran Trippier, José María Giménez -vuelve al equipo titular tras cinco partidos fuera por lesión-, Mario Hermoso y Renan Lodi, en la defensa; Yannick Carrasco, Rodrigo de Paul, Geoffrey Kondogbia (de vuelta a su posición natural tras ejercer de central en los últimos cuatro compromisos de su conjunto) y Thomas Lemar, en el centro del campo; y Ángel Correa y Luis Suárez, en la delantera.

En su vuelta a casa después de la caída libre que inició con el 1-2 con el Mallorca, ese es el once probable del Atlético, que ha recibido un gol casi en cada tiro que ha recibido en las últimas cuatro jornadas (ocho de once) y que sufre un fallo general. Lo delatan los 17 puntos a los que mira desde lejísimos al liderato del Real Madrid o sus últimos resultados: ha ganado nada más tres de sus últimos diez duelos de Liga desde que se impuso por 2-0 al Barcelona en el Wanda Metropolitano, cuando se sentía en un nivel cercano al óptimo. No era la realidad.

Enfrente, el Rayo afronta el duelo afectado por el brote covid que le hizo comenzar la semana con solo ocho jugadores de la primera plantilla, un número que fue creciendo con el paso de los días hasta contabilizar quince en la penúltima sesión: los porteros Luca Zidane e Iván Arboleda; los defensas Mario Hernández, Kevin Rodrigues, Iván Balliú, Nikola Maras, Esteban Saveljich y Fran García; los centrocampistas Santi Comesaña, Oscar Valentín, Isi Palazón, Pathé Ciss y Unai López; y los delanteros Andrés Martín y Sergi Guardiola.

En cambio, diez jugadores no estuvieron aún disponibles por la Covid-19: Stole Dimitrievski, Alejandro Catena, Bebé, Álvaro García, Mario Suárez, José Ángel Pozo, Óscar Trejo, Randy Nteka, Radamel Falcao (un goleador para la historia del Atlético de Madrid, campeón de tres títulos con él y con un papel decisivo) y Yacine Qasmi.

De todos ellos, del único que ha trascendido información es del mediapunta argentino Óscar Trejo, que, a través de sus redes sociales, desveló que había dado dos negativos en los últimos dos test y estaría disponible para incorporarse a los entrenamientos esta tarde y, por tanto, para jugar frente al Atlético.

Con este panorama, Andoni Iraola no podrá alinear el once que venía habitualmente jugando de titular y que estaba muy definido jornada a jornada. De esta forma, frente al Atlético, Luca Zidane actuará bajo palos, Sergi Guardiola como referencia atacante y una de las variantes que podría darse en el once del técnico es la de adelantar al lateral Fran García al extremo izquierdo para que juegue por detrás Kevin Rodrigues.

El Rayo llega a este partido en un buen momento por los 30 puntos que suma en la clasificación y que le sitúan a solo uno de los 31 que logró el equipo en la temporada 2012-13, cuando protagonizó la mejor primera vuelta de su historia dirigido por Paco Jémez.

Su buen rendimiento ha estado cimentado, sobre todo, en su fortaleza como local, puesto que en el estadio de Vallecas está invicto y suma 25 puntos de 27 posibles. Por contra, como visitante solo ha sumado 5 de 27 y es el tercer peor equipo de la categoría a domicilio.

– Alineaciones probables:

Atlético de Madrid: Oblak; Trippier, Giménez, Hermoso, Lodi; Carrasco, De Paul, Kondogbia, Lemar; Correa, Luis Suárez.

Rayo Vallecano: Luca Zidane; Balliú, Maras, Saveljich, Kevin Rodrigues; Isi Palazón, Comesaña, Valentín, Fran García; Unai López; Sergi Guardiola.

Árbitro: Figueroa Vázquez (C. Andaluz).

Estadio: Wanda Metropolitano.

Hora: 16.15.

———————————————–

Puestos: Atlético de Madrid (5º, 29 puntos); Rayo Vallecano (4º, 30 puntos).

La clave: La presión en campo contrario.

El dato: El Atlético no ha sumado ni siquiera la mitad de los 39 puntos por los que ha competido recientemente. Ha ganado 19 y ha perdido 20.

La frase: Simeone: “Las derrotas están y las tenemos que enfrentar como son”.

El entorno: La Covid-19 provoca la baja en este momento de hasta 13 jugadores entre ambos equipos.

Publicidad