Publicidad

Río de Janeiro, 12 ene (EFE).- Los desfiles callejeros, una de las principales atracciones del Carnaval de Río de Janeiro, regresan en 2023 para amenizar la más emblemática fiesta de Brasil tras dos años de ausencia por la pandemia de la covid-19, informaron este jueves fuentes oficiales.

Un total de 445 ‘blocos’, como se conoce a las bandas y comparsas que desfilan gratuitamente por las calles, actuarán en los diversos puntos de la ciudad desde finales de enero para ir calentando los motores para el carnaval de este año.

Considerados el ‘alma y vida’ de la más grande fiesta de Brasil, el regreso de los blocos es esperado con ansia y se prevé que más de 5,5 millones de ‘folioes’ (fiesteros) asistan este año al llamado carnaval de ‘rúa’ (calle), según datos de la Alcaldía.

La rumba callejera en la que predominan las baterías (orquestas de percusión) y los “tríos eléctricos” (camiones equipados con potentes sistemas de sonido para animar a los folioes), se extenderá por más de un mes, desde el 21 de enero hasta el 26 de febrero.

La mayor concentración, sin embargo, será entre el 17 y el 25 de febrero cuando el Carnaval de Río estará en pleno apogeo con los majestuosos desfiles de las Escuelas de Samba del Grupo Especial en el sambódromo de la Sapucaí.

Aunque estas comparsas animan con música, color, percusión y canto diversos puntos de la ciudad, la Alcaldía ha destinado el centro de Río el mayor número de desfiles de blocos incluyendo los de los tradicionales y multitudinarios “Cordao da Bola preta” y “Monobloco”, para evitar congestiones de tránsito.

También habrá desfiles en Copacabana; la clásica banda de Ipanema no faltará en el también emblemático barrio de Río y el ‘espiritual’ bloco de “Las Carmelitas” saturará nuevamente las calles del bohemio Santa Teresa.

El regreso de los blocos estaba programado para 2022 pero con el pico de la covid-19 que se registró a comienzos del año, la Alcaldía optó por suspender sus desfiles por las multitudes que atraen dejando solo activos los desfiles del sambódromo que no son gratuitos y para los que se podía efectuar control de acceso.

Publicidad