Publicidad

Madrid, España – 24 de mayo de 2024 – En una operación significativa, la Policía española ha desmantelado el primer macro laboratorio de procesamiento de cocaína operado por el cartel de los Balcanes, marcando un hito importante en la lucha contra el narcotráfico en Europa. Este laboratorio, ubicado en la provincia de Tarragona, estaba equipado para producir entre 400 y 600 kilos de cocaína de alta pureza.

El despliegue policial, que culminó el pasado martes con la detención de ocho miembros del cartel, todos los cuales ya se encuentran en prisión preventiva, reveló una sofisticada operación de producción de drogas. Según informes de la Policía, la célula estaba dirigida por dos ciudadanos albaneses y contaba con la colaboración de dos expertos colombianos traídos recientemente a España para supervisar el proceso de refinamiento de la cocaína.

La investigación destapó que la cocaína era importada impregnada en terraplast angular, un material similar al yeso, lo que complicaba su detección en los controles fronterizos. En el momento de la redada, los agentes encontraron 1.000 kilos de este yeso contaminado con cocaína, 25 kilos de los cuales ya habían sido procesados y empaquetados en “ladrillos”, mientras que otros 30 kilos se encontraban en proceso de secado.

Este método innovador de extracción en territorio europeo representa una evolución en las tácticas de los carteles de droga, permitiéndoles operar con menores riesgos y aumentar significativamente los márgenes de beneficio. La droga preparada llevaba logos específicos y se empacaba en globos negros para simular que provenía directamente de Colombia, aunque en realidad era producida en Europa.

El cartel de los Balcanes, que ha ganado predominio en el tráfico de drogas en Europa desplazando a grupos tradicionales de Colombia y México, está compuesto por numerosas células independientes formadas por ciudadanos de diferentes nacionalidades balcánicas, incluyendo albaneses, serbios y croatas, algunos de ellos con antecedentes militares.

Este golpe a las operaciones del cartel de los Balcanes es un recordatorio del continuo desafío que enfrenta Europa frente al sofisticado y siempre cambiante paisaje del narcotráfico internacional.

Publicidad