Publicidad

Jerusalén, 9 Junio.- En una de las jornadas más sangrientas desde el inicio de la guerra el pasado 7 de octubre, la operación de rescate llevada a cabo por Israel en el campo de refugiados de Nuseirat, en el corazón de Gaza, resultó en la muerte de 274 personas, según el último informe del Ministerio de Sanidad de Gaza controlado por Hamás. Este operativo, que logró la liberación de cuatro rehenes, eleva el número total de víctimas mortales en el conflicto a 37.084.

El día del rescate, además, se registraron 283 muertes y 814 heridos en diferentes partes de Gaza, lo que suma un total de 84.494 heridos desde el comienzo de las hostilidades. La mayoría de los afectados son mujeres y niños, lo que ha generado una crisis humanitaria de enormes proporciones.

La operación, la más significativa en meses, también ha exacerbado las tensiones dentro de Israel y aumentado las presiones sobre el gobierno de Netanyahu para negociar con Hamás la liberación del resto de los rehenes. La reciente acción militar coincidió con la prevista salida del ministro del Gabinete de Guerra, Benny Gantz, del gobierno, quien pospuso su renuncia tras el éxito de la operación.

Los rehenes liberados en Nuseirat, quienes habían sido capturados durante el festival de música ‘Nova’, son Almog Meir Jan, Andrey Kozlov, Shlomi Ziv y Noa Argamani. A pesar del éxito de su liberación, aún quedan 120 personas cautivas en la Franja.

La situación en los hospitales de Gaza es crítica, con instalaciones como el hospital Mártires de Al Aqsa luchando por atender a la gran cantidad de heridos con recursos médicos limitados. Médicos Sin Fronteras ha descrito la situación como una “pesadilla”, con niños y adultos gravemente heridos llegando en oleadas.

Mientras tanto, la operación militar de Israel ha seguido centrada en zonas como Deir al Balah y Bureij, con ataques que han afectado principalmente a civiles. Además, el conflicto ha tenido repercusiones regionales, con recientes bombardeos israelíes sobre posiciones de Hizbulá en el sur de Líbano, lo que aumenta la posibilidad de una escalada mayor en la región.

Publicidad