Publicidad

Bilbao, 3 abr (EFE).- El Sestao River Club está “totalmente en descuerdo” con la sanción recibida a raíz de lo sucedido en el partido de la última jornada en Las Llanas ante el Rayo Majadahonda, suspendido en el minuto 84 tras negarse a continuar jugando el equipo visitante después de que su meta, Cheikh Kane Sarr, denunciase insultos racistas.

Previamente, el portero había sido expulsado por saltar la valla, encararse con un aficionado en la grada y después, según el acta, enfrentarse al árbitro del encuentro.

El Juez Único Disciplinario del Comité de Competición decidió sancionar al Sestao “con disputar a puerta cerrada los dos próximos partidos que juegue como local y a pagar una multa de 6.001 euros, por no haber pedido, a través de su capitán, la activación del protocolo de incidentes de público, pasividad que deriva en el presente caso”.

El juez argumenta su decisión de cerrar el campo en que la clausura parcial del mismo, medida adoptada hasta ahora en casos similares, “carece del necesario efecto disuasorio”, ya que los autores de los insultos racistas pueden ubicarse libremente en otros sectores del estadio, que no suele completarse en Sestao.

“La medida punitiva de clausura parcial pierde la necesaria eficacia y ello, amén de constatarse una y otra vez, la extendida ausencia de medidas de control específicas para que, en cada partido, se identifiquen y se repriman, de inmediato, actitudes que conculcan derechos humanos elementales, lo que sin duda justifica que haya de modificarse el criterio, sustituyéndole por medidas como la de celebración de partidos a puerta cerrada, medida coercitiva que será que será reproducida, e incluso ampliada, en el indeseado supuesto de repetición de hechos similares que se produzcan en el futuro”, agrega el juez.

Tras conocer ese fallo del Juez Único Disciplinario del Comité de Competición y la sanción impuesta, el Sestao River Club, en un comunicado, ha manifestado su “total desacuerdo con la misma: Injusta”.

Y además ha anunciado que recurrirá la sanción y que pone “el asunto en manos” de su gabinete jurídico.

En otro comunicado, el martes, el Sestao River negó que se produjesen cánticos racistas durante el partido frente al Rayo Majadahonda que fue suspendido tras negarse a jugar el equipo madrileño después de que su portero denunciase insultos racistas, a la que vez ratificó su “compromiso firme contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia”.

Y abogó por que se castigue a los culpables si las acusaciones quedan “fehacientemente” demostradas. “En ningún momento, durante la celebración del encuentro de fútbol, se produjeron cánticos racistas hacia ninguno de los protagonistas: la prueba es que en las actas del partido, tanto la arbitral como la de la Ertzaintza, no se refleja nada al respecto, ni tampoco a través de las imágenes de televisión”, explicaba el club vizcaíno.

Según apuntó, son “los primeros interesados” en que se esclarezcan los hechos. “Estamos colaborando activamente, y a total disposición, en todo lo que se nos pide por parte de las autoridades, tras aplicar, como quedó demostrado en el partido el protocolo que establece la Ley del Deporte para estos casos”, añade el texto, en el que se recuerda que, desde hace años, el club ha aportado recursos y material deportivo que han servido para la creación de equipos de fútbol en Senegal.

Al Sestao River Club no le temblará el pulso en tomar las decisiones que sean necesarias, que contribuyan a la convivencia y respeto con todas las personas, pero hasta ese momento reclamamos la presunción de inocencia, y pedimos cordura para que no se levanten acusaciones veladas que aún no han sido probadas por la justicia”, continuó el comunicado, que termina con la frase “Todos contra el racismo”.

Publicidad