Publicidad

QUITO, 07 ABRIL.- En una declaración de prensa, la canciller ecuatoriana, Gabriela Sommerfeld, justificó la irrupción en la embajada de México en Quito como parte de la lucha contra la corrupción. Sommerfeld señaló que el Gobierno ecuatoriano había agotado el diálogo con México antes de ordenar la irrupción policial, citando un “riesgo real de fuga inminente” del exvicepresidente Glas, quien enfrentaba una orden de captura por malversación y tenía condenas por otros delitos de corrupción.

La canciller enfatizó que ninguna persona acusada de delitos comunes podía considerarse un perseguido político y aseguró que las acciones de Ecuador estaban en línea con la normativa internacional, especialmente las convenciones sobre asilo y la lucha contra la corrupción.

El Gobierno ecuatoriano declaró haber agotado el diálogo diplomático con México en relación a Glas, quien se encontraba refugiado en la embajada desde diciembre. Señalaron que Glas había incumplido una orden de presentarse ante un tribunal semanalmente, violando así el principio de no intervención en asuntos internos de otros países.

También mencionaron las declaraciones del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, sobre un asesinato en Ecuador y su supuesto impacto electoral, lo que llevó a Ecuador a declarar “persona non grata” a la embajadora de México en Quito y expulsarla antes de la irrupción en la embajada.

Sommerfeld concluyó que las acciones de Ecuador estaban justificadas y en línea con su compromiso contra la corrupción, a pesar de las tensiones diplomáticas generadas.

Publicidad