Publicidad

Washington, 25 feb (EFE).- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, afirmó este domingo que un alto al fuego en la Franja de Gaza podría retrasar “en cierta medida” una ofensiva terrestre sobre Rafah, en el extremo sur del enclave y donde viven hacinados más de 1,4 millones de gazatíes.

Netanyahu, sin embargo, aseguró que una vez comience la ofensiva sobre Rafah, la guerra estará “a semanas” de terminar.

En una entrevista con la cadena estadounidense CBS, el primer ministro israelí ofreció detalles sobre sus planes para Rafah, donde asegura que se esconden milicianos de Hamás, pero donde también hay 1,4 millones de gazatíes, muchos de ellos que huyeron al extremo sur del enclave por los bombardeos israelíes en el norte.

En concreto, Netanyahu reconoció que la ofensiva sobre Rafah podría retrasarse si se logra un acuerdo para un alto el fuego en la Franja y el intercambio de rehenes israelíes por prisioneros palestinos, algo que llevan negociando desde hace semanas Israel, Estados Unidos, Egipto y Catar, estos dos últimos principales mediadores en la guerra en Gaza.

“Si llegamos a un acuerdo, (la ofensiva a Rafah) se retrasará un poco, pero sucederá. Si no tenemos un acuerdo, de todos modos lo haremos. Tiene que hacerse. Porque nuestra meta es la victoria total, y la victoria total está a nuestro alcance. No en unos meses, sino al alcance de unas semanas una vez que empezamos la operación”, afirmó Netanyahu.

El primer ministro también se refirió a las peticiones de la Casa Blanca, que ha dejado claro que no respaldará una ofensiva a gran escala de Rafah y ha instado a Israel a presentar un “plan creíble” para proteger a los civiles.

En concreto, Netanyahu dijo que este mismo domingo tenía previsto mantener una reunión con su equipo para trazar un “doble plan” para Rafah que incluya la eliminación de militantes de Hamás y la evacuación de civiles.

Aunque Netanyahu reiteró que esos planes están progresando, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, afirmó este domingo que el presidente estadounidense, Joe Biden, aún no ha sido informado sobre dichos planes.

“Creemos que no debería llevarse a cabo una operación militar de gran escala en Rafah, a menos que exista un plan claro y ejecutable para proteger a los civiles, llevarlos a un lugar seguro y darles alimentos, ropa y vivienda”, declaró Sullivan en una entrevista en NBC.

La ofensiva terrestre que Israel prepara en Rafah ha intensificado las tensiones entre Netanyahu y Biden, quien lleva meses instando a su aliado a cambiar su estrategia militar y en las últimas semanas ha adoptado un tono más crítico frente a la enorme pérdida de vidas civiles en Gaza.

Más de 29.600 gazatíes han muerto y más de 69.700 han resultado heridos en más de cuatro meses de guerra en la Franja, que comenzó el 7 de octubre de 2023 a raíz de un brutal ataque del brazo armado de Hamás en suelo israelí, que dejó unos 1.200 muertos y 250 secuestrados.

Publicidad