Publicidad

Washington, 19 ene (EFE).- Estados Unidos pidió este jueves que transcurra de forma pacífica la manifestación convocada en Lima para pedir la renuncia de la presidenta de Perú, Dina Boluarte, en medio de la crisis política que atraviesa el país andino.

“Estamos preocupados por las manifestaciones violentas y también reconocemos el derecho de reunión. Lo más importante es nuestro llamado al diálogo y a la no violencia”, dijo en una rueda de prensa el viceportavoz del Departamento de Estado, Vedant Patel.

A su vez, el funcionario encomió los “esfuerzos” del Ejecutivo de Boluarte para “dialogar” con los diferentes sectores del país, así como para investigar las muertes que ha habido durante las últimas semanas en choques entre las fuerzas de seguridad y manifestantes antigubernamentales.

Patel aseguró que la Embajada de Estados Unidos está en contacto con los ciudadanos estadounidenses en Perú e hizo un llamamiento a reconsiderar los viajes al país suramericano.

La crisis arrancó el pasado 7 de diciembre tras el fallido autogolpe de Estado del entonces presidente Pedro Castillo, quien fue arrestado tras intentar disolver el Congreso, formar un Gobierno de excepción y abrir un proceso constituyente.

Desde entonces, en las protestas contra el nuevo Ejecutivo de Boluarte se han registrado al menos 54 muertos.

Manifestantes antigubernamentales se han concentrado desde primeras horas de este jueves en varios puntos de Lima de cara a la marcha denominada “la toma de Lima”, que busca llevar al corazón de Perú su exigencia de renuncia de la presidenta.

Publicidad