Naciones Unidas, 10 ene (EFE).- Estados Unidos y varios de sus aliados denunciaron este lunes en la ONU el último ensayo militar de Corea del Norte, en el que probó un misil hipersónico, y urgieron a Pionyang a abandonar esta vía y optar por el diálogo.

“Este lanzamiento es el último de una serie de pruebas de misiles balísticos y muestra la determinación de Corea del Norte para expandir sus capacidades armadas ilegales”, dijo la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, flanqueada por sus colegas de Francia, el Reino Unido, Irlanda, Albania y Japón.

En una declaración conjunta que Thomas-Greenfield leyó antes los periodistas, estos países avisaron de que estas acciones norcoreanas aumentan el riesgo de una escalada de la tensión y suponen “una amenaza significativa a la estabilidad regional”.

EE.UU., junto a la mayoría de países europeos del Consejo de Seguridad y Japón, lanzó el mensaje con motivo de una reunión a puerta cerrada del máximo órgano de decisión de la ONU para discutir el último ensayo de Corea del Norte.

La prueba, que tuvo lugar el 5 de enero, es la segunda con un misil hipersónico que efectúa Pionyang y, según la agencia estatal de noticias KCNA, se saldó con éxito después de que el proyectil alcanzase con precisión un objetivo establecido a 700 kilómetros de distancia.

Los misiles hipersónicos están diseñados para viajar más de cinco veces por encima de la velocidad del sonido, lo que dificulta su rastreo e intercepción por parte de los sistemas antimisiles actuales y ha generado preocupación por la seguridad de la región en caso de que Corea del Norte perfeccione tales capacidades.

Pionyang ha reanudado sus pruebas de misiles mientras mantiene silencio sobre las propuestas para reavivar el diálogo sobre desnuclearización con Washington, y una postura tibia con los gestos de conciliación mostrados por Seúl.

Estados Unidos y sus aliados recordaron hoy que este tipo de ensayos violan las resoluciones del Consejo de Seguridad e instaron a Corea del Norte a apostar “por el diálogo y la paz” en vez de por su “ilegal y amenazador programa de armas”.

Publicidad