Publicidad

El Cairo, 10 feb (EFE).- Egipto alertó hoy que las negociaciones para una tregua en Gaza “son complicadas” y lamentó que la situación “evoluciona de forma negativa”, tras los planes de Israel de extender su ofensiva al sur del enclave, que El Cairo rechazó como parte de “una política sistemática para desplazar” a los gazatíes.

“Nuestro objetivo es alcanzar un alto el fuego integral (…) pero la situación evoluciona de forma negativa (…) las declaraciones y las acciones israelíes en el sur de Gaza, en Rafah, indican que habrá más víctimas civiles”, dijo el ministro de Exteriores egipcio, Sameh Shukri, en una rueda de prensa en El Cairo.

“La existencia de 1,4 millones de personas en un territorio tan pequeño sin que puedan protegerse ante esas operaciones militares (indica que) la situación es grave (…) la zona no puede aguantar más víctimas”, dijo Shukri en la rueda de prensa, tras una reunión con su homóloga de Bulgaria, María Gabriel.

Tras enfatizar que “el aumento de las operaciones militares tendría repercusiones peligrosas”, el egipcio dijo que El Cairo considera como “política sistemática (…) las medidas israelíes que llevan al desplazamiento” forzado de los gazatíes.

“No hay que seguir adelante con medidas cuyo resultado es rechazado”, añadió.

Egipto es mediador clave, junto a Catar, en las negociaciones para una tregua entre Israel y Hamás, y en los últimos dos días acogió en El Cairo a una delegación de ese grupo islamista palestino y otra de la Yihad Islámica palestina en un intento de acercar sus puntos de vista y preparar una propuesta mixta que puede ser aceptable para Israel.

“Egipto continúa sus esfuerzos para alcanzar un marco que permita una tregua para la liberación de rehenes y prisioneros. El objetivo es conseguir un alto al fuego integral para la entrada de ayuda y para impedir la liquidación de la causa palestina a través del desplazamiento, sea de (los habitantes) Gaza o de Cisjordania”, agregó Shukri.

Egipto, que tiene frontera con Rafah, no controlada por Israel, y por donde cruza la ayuda a Gaza, ha rechazado en varias ocasiones el desplazamiento de los gazatíes a su territorio ante las operaciones militares israelíes, una posibilidad que varios responsables egipcios han calificado en los últimos meses como “línea roja”.

El Cairo se suma así a Arabia Saudí y Jordania, países que condenaron hoy también “enérgicamente” la extensión de la ofensiva israelí a Rafah, y pidieron una intervención del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para evitar una “inminente” catástrofe humanitaria en el enclave.

Publicidad