Publicidad

Tegucigalpa, 24 mar (EFE).- El arzobispo de Tegucigalpa, José Vicente Nácher, condenó este domingo el “cobarde atentado” terrorista del pasado viernes en la popular sala de conciertos Crocus City Hall, de Moscú, que dejó al menos 137 muertos y 180 heridos, y pidió “el fin de la violencia en el mundo”.

“Pedimos a Dios que cese la violencia, que terminen todas las guerras, pedimos por las personas que sufren por causa de la violencia, algunas personas, pues, muy conocidas, otras olvidadas por todos, pedimos el fin de la violencia en el mundo”, subrayó Nácher en la homilía del Domingo de Ramos, en el atrio de la Catedral de Tegucigalpa, ante miles de católicos.

El atentado terrorista, que tuvo lugar a las afueras de Moscú, fue reivindicado por la organización yihadista Estado Islámico (EI) en las redes sociales, mientras que el Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia informó de la detención de once implicados en el ataque.

Publicidad