Publicidad

Oviedo (EFE).- “¡Te tomas un café, lees un poco y ya estás cruzando la Variante de Pajares!”. Así ha resumido el viaje entre Madrid y Asturias uno de los 192 pasajeros del primer tren comercial de alta velocidad que ha llegado al Principado y que pasará a formar parte de la historia ferroviaria de la comunidad.

El convoy ha entrado con puntualidad británica -a las 9:57 horas- en la estación de Oviedo, que se ha adecuado para llegada del AVE con un nuevo control de equipaje y la instalación de un photocall que permite a los visitantes fotografiarse con una imagen de Asturias.

Ángel Rodríguez es uno de los pasajeros que se han subido en la estación de Chamartín-Clara Campoamor de Madrid a las 6:36 horas y en tres horas y media ha completado el trayecto después de un viaje de placer en Sicilia.

“Es una maravilla. Va bastante rápido. Puedes ir y volver en un día a Madrid”, ha resaltado este usuario para valorar la puesta en servicio de una infraestructura en la que se han invertido cerca de veinte años y 4.000 millones de inversión.

Este nuevo trazado, que ayer fue inaugurado por le rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, entre otras autoridades, discurre en un 80 por ciento por túneles, uno de ellos de 25 kilómetros, para atravesar la Cordillera Cantábrica y acortar los tiempos, en una primera fase de explotación, en una media de 75 minutos.

Formar parte de la “historia ferroviaria”

Jezabel González, que teletrabaja en Valladolid en una empresa con sede en Oviedo, ha apuntado que hasta ahora se desplazaba en coche, pero “ahora ya no merece la pena”.

Ha reconocido sentirse emocionada por formar parte de la “historia ferroviaria” que supone la llegada de la alta velocidad, especialmente tras recordar que, cuando era pequeña, se “mareaba” cruzando el Puerto de Pajares y, sin embargo, en este viaje “no se ha enterado”.

Para la mayoría, el trayecto -que pocas quejas ha suscitado, como la de un hombre que lamentaba la ausencia de calefacción- se ha hecho “muy cortito” y “muy cómodo”, ha afirmado Pepa Bautista, que ha vuelto “encantada” de Madrid tras asistir a la presentación del libro de una amiga.

“¡Una hora que nos hemos quitado de en medio!”, ha expresado cargada de maletas después de haber estrenado la variante que sustituye a la antigua rampa de Pajres inaugurada en 1884.

Algunos viajeros, como Loreto Pérez, ya no se plantean coger el avión para realizar este trayecto, como, según ha asegurado, también harán “tantos asturianos” que viven a caballo entre la capital de España y el Principado por motivos laborales.

Barbón y Calvo estrenan el servicio por trabajo

Unos viajeros llegan a Asturias y otros se van. Como el presidente del Principado, Adrián Barbón, quien se ha subido en un Alvia en la terminal de Oviedo con destino a León, donde este jueves mantendrá varias reuniones de trabajo en la Diputación y en el Ayuntamiento de la ciudad.

El jefe del Ejecutivo regional ha puesto en valor la utilidad de la Variante para uso comercial y turístico, y también su potencialidad para el transporte de mercancías porque puede reducir en dos tercios el coste.

El consejero de Fomento, Cooperación Local y Prevención de Incendios, Alejandro Calvo, también ha aprovechado la llegada de la alta velocidad para acudir por motivos profesionales a Madrid utilizando una nueva infraestructura que supone “un impulso a la autoestima” de los asturianos.

EFE

Publicidad