Bogotá, 7 nov (EFE).- Cuatro militares colombianos, entre ellos un capitán, fueron asesinados en el municipio de Ituango, en el departamento de Antioquia (noroeste), en un ataque atribuido al Clan del Golfo, la mayor banca criminal del país, informaron este domingo fuentes castrenses.

El comandante Séptima División del Ejército, brigadier general Juvenal Díaz Mateus, dijo en una declaración que el “cobarde ataque” ocurrió en el caserío Santa Lucía, que hace parte de Ituango.

El alto oficial explicó que los militares fueron atacados cuando estaban “protegiendo a la población civil y cobardemente, disparando desde casas y lanzando granadas, asesinaron a uno de nuestros capitanes, a un cabo segundo y dos soldados profesionales”.

Medios locales indicaron que desde las primeras horas de este domingo en la zona hubo enfrentamientos entre los militares y miembros del Clan del Golfo.

El ministro de Defensa, Diego Molano, repudió el “cobarde” ataque y aseguró en redes sociales que a los criminales “les caerá todo el peso de la ley”.

El máximo jefe del Clan del Golfo, Dairo Antonio Úsuga David, alias “Otoniel”, fue capturado el pasado 23 de octubre en una zona cercana a Urabá, tras lo cual el presidente colombiano, Iván Duque, vaticinó el fin de esa banda criminal.

Sin embargo, desde la captura de Otoniel el Clan del Golfo ha intensificado sus ataques contra el Ejército y la Policía en la zona de Urabá.

El pasado 26 de octubre cuatro soldados murieron en ataques del Clan del Golfo en Ituango y en la cercana localidad de Turbo.

Alias Otoniel está pendiente de ser extraditado a EE.UU., donde lo requieren cortes de Nueva York y Florida por cargos relacionados con narcotráfico.

En Colombia pesan sobre él 122 órdenes de captura y seis sentencias condenatorias, entre ellas dos de 40 y 50 años de prisión, por homicidio agravado, homicidio en persona protegida, desaparición forzada, desplazamiento forzado y reclutamiento ilícito de menores.

La Policía colombiana dijo el lunes pasado que el Clan del Golfo trafica 20 toneladas de cocaína de promedio al mes y la envía, por medio de intermediarios y otros cárteles internacionales, a por lo menos 28 países.

Publicidad