Brasilia, 8 dic (EFE).- El Senado brasileño aprobó este miércoles un proyecto de ley que autoriza a cualquier persona a abrir cuenta en moneda extranjera en el país, incluyendo dólar y euro, y que, como ya había sido aprobado por la Cámara Baja en 2020, ahora tan sólo depende de la sanción presidencial para entrar en vigor.

La iniciativa fue aprobada por votación simbólica en la Cámara Alta luego de que los voceros de todos los partidos en el Senado manifestaran su apoyo a la reforma en el mercado cambiario en Brasil.

La previsión es que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, la sancione en los próximos días debido a que el proyecto fue encaminado al Legislativo por el propio Gobierno tras ser propuesto por el presidente del Banco Central, Roberto Campos Neto.

El proyecto introduce varias modificaciones a la legislación cambiaria en Brasil, resume y simplifica las más de 40 leyes que lo reglamentan, y adopta a Brasil a las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), a la que el país aspira a ingresar.

Uno de los dispositivos de la nueva ley permite al Banco Central crear la reglamentación para que las personas físicas y jurídicas (empresas) puedan abrir cuentas bancarias en moneda extranjera en Brasil.

Actualmente esa posibilidad está limitada a las empresas que ofrecen cambio, operadores de tarjetas de crédito internacional y a embajadas y consulados.

“Las operaciones en el mercado de cambio pueden ser realizadas libremente, sin limitación de valores, desde que se cumpla la legislación, las directrices del Consejo Monetario Nacional y el reglamento que será editado por el Banco Central”, según la nueva ley.

La nueva legislación también establece las normas para que empresas abran cuentas en moneda extranjera en Brasil y las utilicen para pagos en el exterior, así como para operaciones de comercio internacional.

“La posibilidad de que personas físicas y jurídicas tengan cuentas en moneda extranjera en Brasil acerca el país a algo común en economías desarrolladas, así como en las principales economías emergentes”, afirmó el ponente del proyecto en el Senado, Carlos Viana.

El senador agregó que la nueva legislación facilita las operaciones de empresas que realizan exportaciones e importaciones, y reduce los costos de las operaciones comerciales, lo que termina beneficiando al consumidor.

Publicidad