Nueva York, 2 nov (EFE).- El expolicía afroamericano Eric Adams se impuso este martes con claridad en las elecciones a la Alcaldía de Nueva York con un 66,6 % de los apoyos cuando se lleva un 45 % de los votos escrutados.

Seguidores del demócrata Eric Adams fueron registrados este martes al celebrar el triunfo de su candidato como alcalde electo de Nueva York, en Brooklyn (NY, EE.UU.). EFE/Justin Lane

Adams, un demócrata de 61 años, se presentaba como el gran favorito por delante del aspirante republicano, Curtis Sliwa, que con estos votos contados lograba un 28,8 % de los apoyos, lo que según varios medios como The New York Times, hace imposible una eventual remontada.

El demócrata Eric Adams fue registrado este martes al celebrar su elección como nuevo alcalde de la ciudad de Nueva York, en Brooklyn (NY, EE.UU.). EFE/Justin Lane

De hecho, con estos resultados, Sliwa reconocía su derrota en un discurso pronunciado en su cuartel general en el que insistió en que su derrota no significa que abandona o que se rinde.

Y pocos minutos después, Adams se presentaba antes sus seguidores para decirles: “Yo soy el alcalde”.

Adams, actual presidente del Distrito neoyorquino de Brooklyn, asumirá su cargo el próximo enero convirtiéndose en el segundo alcalde de raza negra que dirige la ciudad, después de David Dinkins, regidor de la Gran Manzana entre 1990 y 1993.

Los neoyorquinos salieron hoy a elegir a su nuevo alcalde, en una jornada muy tranquila, sin apenas ambiente electoral ni colas en los colegios.

Adams fue el aspirante más madrugador y votó a las 07.30 hora local (11.30 GMT), en un colegio del barrio de Bedford, en el distrito neoyorquino de Brooklyn, que el candidato preside desde 2014.

El candidato demócrata y antiguo policía acudió portando una fotografía de su madre, Dorothy Adams, que falleció el pasado marzo en plena campaña electoral y cuya imagen ha empleado en varias ocasiones para reivindicar su origen pobre y denunciar las injusticias históricas de la ciudad hacia las comunidades más humildes.

“Todo esto es por vosotros. Solo tengo estas palabras: Soy como vosotros”, dijo Adams a los medios antes de insistir en que ya se considera como el ganador de los comicios.

Y es que nadie dudaba de su victoria frente al candidato republicano, Curtis Sliwa, fundador en los años 70 de las patrullas de defensa urbana “Ángeles Guardianes” y que cuenta con escaso respaldo en una ciudad abrumadoramente demócrata.

Sliwa acudió a su colegio electoral en el barrio de Manhattan con uno de sus gatos en el regazo y el brazo en cabestrillo, después de que esta semana fuera golpeado por un taxi, y pidió el voto de sus conciudadanos, para, entre otras cosas, levantar el veto impuesto por la ciudad a los funcionarios que no se vacunan contra la covid-19, una de sus promesas electorales.

Los en torno a 400.000 funcionarios de Nueva York están obligados a vacunarse si quieren conservar su trabajo y sueldo, una medida que Adams apoya.

ESCASO AMBIENTE ELECTORAL

El colegio Henry David Thoreau, en el barrio de Astoria, distrito de Queens, es el único lugar de la zona donde unos carteles pegados en la acera y colgados en la valla que circunda sus instalaciones indican que hoy hay elecciones.

Vanessa Steinmetz acaba de dar su apoyo a Adams, aunque confiesa que hubiera preferido a otro candidato del Partido Demócrata, y se coloca en la solapa una pegatina con el lema: “He votado”.

“Él es demócrata, yo soy una demócrata. No fue mi primera opción durante las primarias, pero creo que podrá hacer mucho para ayudar, especialmente con las relaciones con la policía en este momento”, dijo Steinmetz en referencia a las tensiones existentes en la ciudad entre las autoridades y la Policía, por las peticiones de que sea renovada y abandone sus prácticas más violentas y abusivas.

Pero Steinmetz también cree que una de las prioridades que debe abordar el nuevo regidor será la transformación hacia una economía más sostenible.

Otra de las pocas personas que se han animado a revelar el nombre de su candidato es Raúl Suárez, un puertorriqueño que no oculta su rechazo a Sliwa: “Ya sabe, por lo que hizo en los años 70 cuando estaba en los Ángeles Guardianes” y porque, según Suárez, “no sabe mucho de política”.

Además de a su alcalde, los neoyorquinos también renuevan hoy parte del Consejo Municipal y otros cargos públicos como los presidentes de cuatro de los cinco distritos de la Gran Manzana, varios fiscales o el defensor del pueblo.

Jorge Fuentelsaz

Publicidad