Publicidad

CARACAS, 11 ABRIL.- El Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia anunció el jueves su decisión de suspender su participación en el próximo ciclo de conversaciones de paz con el gobierno colombiano, programado para este mes. Sin embargo, confirmaron su asistencia a una reunión extraordinaria prevista para el viernes.

Este anuncio representa el último episodio en los desafíos recientes que enfrentan las negociaciones de paz, que fueron reiniciadas por el presidente Gustavo Petro a finales de 2022 como parte de sus esfuerzos por poner fin al conflicto de seis décadas en Colombia, que ha cobrado la vida de al menos 450,000 personas.

El ELN, un grupo guerrillero fundado por sacerdotes católicos radicales en 1964, justificó la suspensión debido a la “insistencia del gobierno en llevar a cabo una operación de desmovilización en Nariño contra el ELN”, refiriéndose a las conversaciones regionales en curso con una de sus facciones en la provincia del suroeste.

El grupo rebelde expresó su descontento con las conversaciones paralelas, argumentando que van en contra del juego limpio y la buena fe que deben caracterizar las negociaciones de paz. A principios de este año, el ELN también se opuso a conversaciones similares con comunidades en Nariño.

En respuesta, el equipo negociador del Gobierno afirmó la importancia de no perder tiempo y trabajar en la mesa de negociaciones para avanzar en el proceso de paz. Además, el gobierno destacó la necesidad de abordar la grave situación que enfrentan los habitantes de las provincias de Arauca, Chocó y Nariño.

El ELN informó que sus delegados ya se encuentran en Caracas, Venezuela, para una reunión extraordinaria solicitada con el gobierno a principios de esta semana. La situación sigue evolucionando en medio de los esfuerzos continuos para lograr una paz sostenible en Colombia.

Publicidad