Publicidad

Boca Chica (EE.UU.) 14 mar (EFE).- SpaceX realizó este jueves desde Boca Chica (Texas) el tercer vuelo de prueba de Starship -la nave más grande y más poderosa del mundo que busca alcanzar el espacio exterior- después de dos intentos fallidos realizados en abril y noviembre de 2023, que terminaron en explosiones.

Personas se reúnen para ver el lanzamiento del cohete Starship, en Boca Chica, Texas (EE.UU.), este 14 de marzo de 2024. EFE/EPA/Adam Davis

La compañía confirmó la “pérdida” de la nave poco después de hacer su reingreso en la atmósfera terrestre y antes de que alcanzara las aguas del océano Índico, no obstante la prueba fue calificada de “enorme éxito” durante la transmisión en vivo.

Lanzamiento del cohete Starship, en Boca Chica, Texas (EE.UU.), este 14 de marzo de 2024. EFE/EPA/Adam Davis

Tras el exitoso despegue, que se llevó a cabo alrededor de las 8:25 hora local (13:25 GMT), desde una plataforma de Starbase, la base de SpaceX, ambas etapas del cohete se separaron con éxito, si bien la primera, llamada Super Heavy, no concluyó su retorno a tierra con éxito.

La otra parte, el Starship en sí, continuó con gran suceso el trayecto previsto de casi una órbita alrededor del planeta, durante la cual se desplazó a unos 160 kilómetros de altura y a una velocidad de más de 26.000 km/h.

A lo largo de más de una hora de vuelo, un tiempo considerablemente mayor en comparación a las anteriores pruebas, el Starhip logró abrir y cerrar las puertas de la nave y transferir combustible de un tanque hacia otro, parte de las pruebas planificadas para hoy.

Tuvo tiempo la nave mientras descendía y hacía su reingreso a la atmósfera terrestre de emitir en directo unas impresionantes imágenes del planeta, tras lo cual, y como se preveía, la comunicación se cortó.

Momentos después, los controladores de la misión confirmaron que “perdieron” la nave durante su descenso a más de más de 25.000 kilómetros por hora.

A pesar de que Starship no sobrevivió a las duras condiciones durante su reingreso, la prueba cumplió varios de sus objetivos. El dueño de SpaceX, Elon Musk, señaló que prevén más pruebas para este mismo año.

La idea con estas pruebas es preparar el terreno de Estados Unidos para regresar a la Luna, previsiblemente en 2026, y acelerar el camino a Marte.

SpaceX, que ha catalogado de aprendizaje los dos lanzamientos anteriores pese a los reveses, necesitó la aprobación de la gubernamental Administración Federal de Aviación (FAA, en inglés) para el nuevo intento de hoy.

La FAA señaló el miércoles que SpaceX “cumplió con todos los requisitos de seguridad, medio ambiente, políticas y responsabilidad financiera”.

En abril pasado, las dos etapas del Starship no lograron separarse y los controladores de la misión activaron un sistema de emergencia que hizo explotar el cohete de manera intencional unos cuatro minutos después del lanzamiento.

La segunda prueba, que también acabó con una explosión, fue más exitosa, ya que ambas etapas se separaron y SpaceX “logró una serie de hitos importantes y proporcionó datos invaluables para continuar desarrollando rápidamente Starship”, según explicó la compañía.

Publicidad