Publicidad

Doha, 22 nov (EFE).- Irrumpe Croacia en Qatar 2022 presionada y alentada al mismo tiempo por la experiencia disfrutada en el 2018, cuando de forma inesperada se afincó en la final de Moscú que perdió ante Francia, para firmar con la selección su actuación más lustrosa en un gran torneo.

Con esa imagen y esa ambición aguarda el subcampeón su puesta en escena ante Marruecos, en el estadio Al Bayt. Metido en plena renovación generacional, afanado en asentar a los jóvenes del inagotable vivero croata con los experimentados veteranos, Zlatko Dalic aguarda el estreno ante el combinado marroquí que llega, presumido, con una de las mejores generaciones de su historia.

Nadie pensó en Croacia cuatro años atrás y como quien no quiere la cosa se plantó en la disputa por el título. Es la estrategia del conjunto balcánico, casi siempre de tapado. Capaz de complicar a cualquiera.

No fue Rusia la única vez en la que los ‘vatreni’ sorprendieron al mundo. Ya ocurrió en Francia 1998, liderados por el actual presidente de la federación, Davor Suker, donde alcanzaron el tercer lugar. Pero oscila Croacia entre actuaciones grandiosas y decepciones. De sus cinco precedentes, en tres no pasó de la primera fase. Pero en las dos en las que superó este tramo, terminó segundo y tercero.

Con Luka Modric al mando, en plena ebullición aún como estandarte en el terreno de juego, Croacia asume la relevancia del partido ante Marruecos, el primero de la fase de grupos, que puede marcar el camino y la perspectiva del equipo.

Es el centrocampista del Real Madrid el faro de Croacia que se aferra a la calidad del medio campo donde ha podido conservar el talento de antaño. Modric, junto a Marcelo Brozovic, del Inter, y Mateo Kovacic, del Chelsea, dirigen la base de operaciones de un equipo que mantiene la base ofensiva de tiempo atrás pero que se ha reconvertido en la zaga.

Dalic cuenta con todo su plantel. Ha recuperado a tiempo al delantero del Hajduk Split Marko Livaja, lesionado en un encuentro de su liga aunque no formará parte del ataque inicialmente fijado para Nikola Vlasic, Andrej Kramaric y, sobre todo, Ivan Perisic.

Marruecos llega a Qatar 2022 con un “novato” como seleccionador, Walid Regragui, y un plantel asentado en la alta competición, integrantes de clubes de alto nivel europeo. Por segunda edición consecutiva los ‘leones del Atlas’ estarán en un Mundial, con la idea de superar la primera fase situarse en las eliminatorias de octavos de final, algo que solo han conseguido en una de las cinco participaciones previas. Fue en México 1986. En Rusia, hace cuatro años, se quedó en puertas.

Regragui es un recién llegado al banquillo marroquí. Apenas tres meses han pasado desde que se hizo cargo del equipo y va a disputar su primer mundial como entrenador con solo tres encuentros como bagaje. Dos victorias y un empate.

Cuentan los leones del Atlas con futbolistas consolidados en las mejores ligas. En un plantel donde sobresalen el lateral de París Saint Germain Achraf Hakimi o Hakim Ziyech, del Chelsea, que estaba distanciado de la selección hasta la llegada de Regragui, nombres como el del portero del Sevilla Yassine Bono, los defensas del Bayern Noussair Mazraori, del Valladolid Jawad El-Yamiq, o del West Ham Nayef Aguerd; o los centrocampistas Sofyan Amrabat del Fiorentina, Abdelhamid Sabiri del Sampdoria o los delanteros Youssef En Nesyri del Sevilla, Sofiane Boufal del Angers, Ez Abde del Osasuna o Amine Harit del Marsella.

— Alineaciones probables

Marruecos: Yassine Bono; Nousair Mazraoui, Romain Saiss, Achraf Dari, Achraf Hakimi; Selim Amallah, Sofyan Amrabat, Azzedine Ounahi; Hakim Ziyech, Sofiane Boufal y Youssef En-Nesyri.

Croacia: Dominik Livakovic; Josip Juranovic, Josip Sutalo, Josko Gvardiol, Borna Sosa; Luka Modric, Marcelo Brozovic, Mateo Kovacic; Nikola Vlasic, Andrej Kramaric e Ivan Perišic.

Árbitro: Fernando Rapallín (ARG)

Estadio: Al Bayt

Hora: 13.00 hora local; 11.00 CET.

Santiago Aparicio

Publicidad