Washington, 12 oct (EFE).- El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó en un punto porcentual sus previsiones de crecimiento económico para Estados Unidos, que según este organismo avanzará este año a un ritmo del 6 %.

Según el nuevo informe de Perspectivas Económicas Globales (WEO, en sus siglas en inglés), divulgado este martes por el organismo con sede en Washington, el menor crecimiento, respecto al calculado anteriormente, obedece a “una moderación del consumo en el tercer trimestre del año” y a las “alteraciones en la cadena de suministro”.

Para 2022, el FMI anticipó que la economía estadounidense crecerá un 5,2 %, un cálculo en este caso ligeramente superior (tres décimas) a lo estimado hace tres meses.

La economista jefa del FMI, Gita Gopinath, explicó en este informe que la inflación en EE.UU. ha crecido rápidamente en los últimos meses “por la escasez de la oferta, el aumento de la demanda reprimida -causada por los impedimentos de la pandemia- y el repunte de los precios de las materias primas”.

En su análisis sobre la inflación a nivel global, el Fondo indicó que las perspectivas son ahora “muy inciertas”, a pesar de que se espera que la presión sobre los precios disminuya en la mayoría de países en 2022.

La realidad es que la inflación anual se redujo en agosto en EE.UU. en una décima, al 5,3 %, en la primera señal de un enfriamiento de los precios tras meses de alzas sostenidas, aunque se mantiene todavía a niveles muy elevados.

Por otro lado, Gopinath remarcó que hay “grandes divergencias” en la evolución económica tras la pandemia, en gran parte como reflejo del diferente acceso a las vacunas entre países avanzados y en desarrollo, lo que supone un motivo de “preocupación”.

En este sentido, el documento del FMI insistió en que los datos demuestran que las altas tasas de vacunación “tienen efectos económicos positivos” e impulsan la recuperación.

Como ejemplo, la organización multilateral señaló que en los condados de EE.UU. donde aumentaron el número de primeras dosis de las vacunas contra la covid-19 se detectó un impulso simultáneo en el gasto privado y disminuyó el número de solicitudes de desempleo.

A pesar de la rebaja en sus previsiones, el FMI destacó en su informe que los niveles de producción industrial en EE.UU. terminarán por encima de los niveles prepandémicos.

Esto, según los expertos del Fondo, ocurrirá gracias a las nuevas inversiones estructurales planificadas por la Administración del presidente estadounidense, Joe Biden, la mejora de la infraestructura y la aceleración de la transición a energías verdes.

Con todo esto, EE.UU. seguirá siendo uno de los grandes motores de la economía mundial este año junto con China, un país que avanzará un 8 % en 2021.

Por su parte, la economía global crecerá un 5,9 %, una décima menos que hace tres meses, debido a la variante delta y las problemas en las cadenas de distribución mundiales.

La publicación de este informe se enmarca dentro de la asamblea del FMI y el Banco Mundial (BM), que se celebra esta semana en Washington, de nuevo de manera virtual por la pandemia de la covid-19.