Publicidad

Berlín, 4 nov (EFE).- El G7 condenó hoy, en la reunión ministerial que se celebra en Münster (oeste de Alemania) la escalada de ataques por parte de Rusia contra infraestructuras críticas y otros objetivos civiles en Ucrania, así como el uso de drones iraníes en esas operaciones.

“Condenamos particularmente los ataques instalaciones energéticas y suministro de agua”, apunta el comunicado difundido por los ministros de Exteriores de Estados Unidos, Japón, Canadá, Reino Unido, Francia, Italia y Alemania, país que ejerce la presidencia de turno del grupo de las siete potencias más industrializadas.

En el documento se advierte además de que el uso de “cualquier arma química, biológica o nuclear” por parte de Rusia conllevará “graves consecuencias” y se exige de nuevo a Moscú que ponga fin a la guerra en Ucrania.

“La retórica nuclear de Rusia es inaceptable”, prosigue el texto, en alusión a las amenazas lanzadas estos días por el presidente Vladímir Putin sobre una hipótetica respuesta a la “bomba sucia” que, según el líder del Kremlin, tiene Ucrania.

El G7 anuncia asimismo el establecimiento de un mecanismo de coordinación para ayudar a Ucrania en la reparación de las infraestructuras dañadas y en la defensa de sus instalaciones energéticas y suministro de agua corriente.

En su segunda y última jornada de la reunión ministerial, el G7 instó asimismo a Rusia a extender el acuerdo para el transporte de cereales a través del corredor del Mar Negro así como a garantizar su continuidad, tras haber quedado éste suspendido durante varios días por decisión del Kremlin.

Los ministros de Asuntos de Exteriores del grupo de las siete potencias industriales consideran “crucial” el mantenimiento de esos suministros y alertan de las repercusiones a escala mundial que tendría una nueva interrupción.

La cuestión forma parte de la agenda de la segunda jornada de la reunión ministerial, en que asimismo se abordará la lucha contra la hambruna en África con representantes de ese continente.

“La guerra arrastra a la población que sufre la hambruna a una situación aún más desesperada. Tenemos que crear estrategias para demostrar claramente de qué lado estamos”, afirmó el ministro británico de Asuntos Exteriores, James Cleverly, en declaraciones a la televisión pública alemana WDR.

Ya ayer, la ministra de Exteriores alemana, Annalena Baerbock, había anunciado un plan de acción coordinado para Ucrania entre los países del G7 -Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Italia y Francia, junto a Alemania, que ejerce la presidencia de turno del G7.

Antes de la nueva sesión plenaria de hoy, tuvo lugar una reunión en formato reducido a cuatro miembros -Estados Unidos, Francia, Alemania y Reino Unido- en que se abordaron los temas considerados “más sensibles”.

A esta reunión siguió una bilateral entre Baerbock y el nuevo titular de Exteriores italiano, Antonio Tajani, del partido Forza Italia, para reanudar a continuación las deliberaciones entre los siete miembros, además del alto representante de Política Exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell.

Publicidad