Buenos Aires, 27 sep (EFE).- El Gobierno argentino anunció este lunes un programa destinado a reducir la informalidad en el sector de las empleadas domésticas, en el marco de una serie de anuncios económicos que la Administración de Alberto Fernández está realizando tras la derrota que sufrió hace dos semanas en las elecciones primarias previas a las legislativas del 14 de noviembre.
“Es una política de ingresos, de formalización y de inclusión financiera”, dijo en el anuncio la titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos, Mercedes Marcó del Pont.
El programa “Registradas” -cuya inscripción permanecerá abierta durante octubre, noviembre y diciembre- busca reducir la informalidad en el sector de las trabajadoras de casas particulares dando incentivos a las familias de clase media que son sus empleadoras, en especial a aquellas que no podían deducir el gasto del impuesto a las ganancias por no estar alcanzadas por ese tributo.
Como incentivo de formalización, se anunció que el Estado subsidiará por seis meses consecutivos entre el 30 % y el 50 % de los salarios de los trabajadores de casas particulares con 12 o más horas semanales de dedicación.
Para asegurarse que el incentivo llegue a las trabajadoras, se avisó que se le abrirá una cuenta de sueldo gratuita a su nombre en el estatal Banco Nación, donde se depositará el beneficio y donde se controlará que el empleador deposite el resto del salario.
Para los empleadores, está previsto que deberán pagar los aportes, contribuciones, seguro de riesgo de trabajo y el porcentaje del sueldo restante.
El programa “implica un apoyo concreto para las trabajadoras de casas particulares y para la economía del cuidado en general”, dijo la ministra de Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta.
El objetivo del Gobierno de Fernández es recuperar los 300.000 puestos de trabajo que se perdieron durante la pandemia y el escenario básico es llegar a 90.000 mujeres, según indicó la directora de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía, Mercedes D`Alessandro, a Radio Nacional.
El trabajo doméstico es la tercera rama de inserción laboral de las mujeres, señaló D`Alessandro, lugar al que cayó luego de que durante la pandemia más de 260.000 personas de este sector perdieron el empleo y aún no lo han recuperado.

Publicidad