Publicidad

La Paz, 25 ene (EFE).- El ministro de Justicia de Bolivia, Iván Lima, consideró este miércoles como un “hecho histórico” la decisión de un juez que se declaró competente para juzgar a la expresidenta transitoria Jeanine Áñez por la vía ordinaria y no en un juicio de responsabilidades en un caso relacionado con la crisis política y social en 2019, y señaló que en unos tres meses iniciará el juicio oral.

“Lo que ha ocurrido el día de ayer me parece que es un hecho histórico, la Justicia boliviana a través del juez primero cautelar penal de El Alto ha determinado que es competente para conocer el caso de la masacre de Senkata con relación a la exsenadora Áñez, ya ha notificado al Tribunal Supremo para que le remita todos los antecedentes del proceso de juicio de responsabilidades que tramitaba ante la Asamblea Legislativa”, manifestó Lima.

El martes, en una audiencia virtual, el juez Marco Antonio Amaru se declaró competente para procesar por la vía ordinaria a Áñez bajo las acusaciones de genocidio, homicidio y lesiones graves y leves.

Lima sostuvo que esta decisión “histórica” marca el inicio de un proceso ordinario por las masacres de Senkata, un barrio de El Alto, ciudad vecina de La Paz, y que los recursos que pueda plantear Áñez y otros sujetos procesales “serán objeto de revisión en un debido proceso en diferentes instancias”.

“Por el momento, la decisión que debe cumplirse es que la exsenadora Jeanine Áñez sea investigada en un proceso ordinario en El Alto y esperemos que en los próximos meses, a más tardar tres meses, tengamos un juicio oral, público, contradictorio en la ciudad de El Alto por las masacres de Senkata”, sostuvo el ministro.

El oficialismo no reconoce el fuero presidencial de Áñez, quien era segunda vicepresidenta del Senado cuando asumió el Gobierno interino en noviembre de 2019.

Áñez calificó de “circo” esta decisión que la obliga a estar frente a un “tribunal sin competencia” y señaló que “tarde o temprano será nulo de pleno derecho” el caso, ya que en su opinión le corresponde un juicio de responsabilidades.

Además, recordó que el juez Amaru fue presentado como arrestado ante los medios en marzo de 2022, cuando se le acusó de supuestamente intentar liberar a un feminicida.

Por su parte, el diputado opositor de Comunidad Ciudadana, Alberto Astorga, manifestó que la decisión del juez es un “nuevo golpe a la Asamblea Legislativa” ya que están “ninguneando” esa instancia y están violando la Constitución boliviana.

“El Gobierno en contubernio con la Justicia están realizando un golpe a la Justicia a través de un juez que ha sido detenido por favorecer a feminicidas, o sea a través de un juez corrupto, es indignante lo que está sucediendo”, sostuvo.

Áñez está en una cárcel en La Paz desde marzo de 2021, acusada inicialmente por terrorismo, sedición y conspiración en el caso conocido como “golpe de Estado I”.

También fue condenada a 10 años de prisión por el caso “golpe de Estado II”, por los delitos de resoluciones contra la Constitución e incumplimiento de deberes por la forma en que se situó en línea de sucesión presidencial tras la renuncia de Evo Morales a la Presidencia.

Para el oficialismo las protestas de 2019 fueron un “golpe de Estado” contra Morales, mientras que la oposición considera que hubo un fraude electoral en los comicios anulados de ese año a favor del entonces mandatario.

Según datos de la Defensoría del Pueblo, entre octubre y noviembre de 2019 fallecieron más de 30 personas en diversos operativos policiales y militares.

Publicidad