Publicidad

Bogotá, 6 feb (EFE).- El alto comisionado para la Paz de Colombia, Otty Patiño, aseguró este martes que la liberación de las personas que permanecen secuestradas por el Ejército de Liberación Nacional (ELN) “no será tan inmediata”, a pesar de que la guerrilla renunció a las retenciones con fines económicos en la prórroga del cese el fuego anunciado el lunes al borde de la medianoche.

“Desde luego el proceso de liberación de los secuestrados, así haya una orden del Comando Central (COCE) -del ELN-, va a demorarse unos días en producirse; esa liberación no es tan inmediata”, dijo Patiño en una entrevista este martes con Blu Radio, mientras en La Habana se clausuraba el sexto ciclo de diálogos de paz.

Aunque para el alto funcionario las liberaciones deberían llegar por un “sentido de humanidad y de respuesta rápida de la delegación del ELN”.

El lunes, ambas delegaciones anunciaron un acuerdo que prorroga el cese el fuego bilateral seis meses más y en el que el ELN se compromete además durante ese periodo de tregua a “suspender de manera unilateral y temporal las retenciones de carácter económico”, una decisión inédita de la guerrilla.

El secuestro o la “retención con fines económicos”, como la denomina la guerrilla, ha sido uno de los principales escollos en las negociaciones después de que el ELN admitiera haber secuestrado al padre del futbolista Luis Díaz.

Patiño aseguró este martes respecto a la prorroga del cese el fuego que “ya había una intención expresa durante el quinto ciclo” de alargarlo, y lo que se hizo en La Habana fue “formalizar la intención”. De hecho, el alto comisionado se adelantó hace 15 días informando de que había acuerdo para prorrogar la tregua sin que las delegaciones confirmaran esta información.

Para el que fuera jefe de la delegación del Gobierno antes de asumir el cargo de alto comisionado a finales del pasado noviembre, el aspecto más importante de este acuerdo es que “se cobijan acciones como el secuestro, que son sujetos a que sean monitoreados por el mecanismo” de verificación, compuesto por las dos partes, la ONU y la Iglesia católica.

Financiación y secuestro

Vera Grabe (2i), jefa del equipo negociador del Gobierno colombiano en los diálogos de paz con la guerrilla del ELN, fue registrada este martes, 6 de febrero, junto a Pablo Beltrán (d), jefe negociador del ELN, y Bruno Rodríguez (c), ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, durante una sesión del sexto ciclo de negociaciones, en La Habana (Cuba). EFE/Ernesto Mastrascusa

Otro de los aspectos más comentados respecto al proceso de paz que tienen Gobierno y guerrilla es la financiación de esta al renunciar al secuestro con fines económicos.

“El tema de financiación está muy ligado a la participación de transformaciones pacíficas en los territorios y desde luego también con el fin del conflicto. No se puede financiar bajo ningún aspecto a ninguna organización que persista en acciones armadas y que no haya dejado de actuar o de tener armas en la mano”, explicó Patiño al respecto.

“El Estado ni la comunidad internacional pueden financiar a una organización en tregua si no se avizora el fin del conflicto, no solamente verbal, sino también real”, insistió.

El alto comisionado explicó que cuando el ELN renuncie a las armas como una manera de hacer política, “se podría financiar”.

En cuanto al secuestro, también indicó que “le hace daño a todo el mundo, incluso a las propias organizaciones que incurren en estas prácticas, les resta credibilidad, aumenta el odio de la sociedad hacia ellos”.

“Forzar un acuerdo sobre esta práctica hasta cierto punto muestra que hay una falta de consideración sobre este delito y sobre el daño que ellos están infligiendo como organización política que quiere ser respetable y respetada”, concluyó Patiño.

Publicidad