Publicidad

Buenos Aires, 15 mar (EFE).- El Gobierno de Argentina consideró este viernes que “no hay autocrítica para hacer” acerca del rechazo sufrido en la víspera por el ‘mega decreto’ promulgado por el presidente, Javier Milei, y, por el contrario, opinó que esta debería llegar de parte de “quienes no escucharon el resultado electoral”.

En su habitual rueda de prensa en la Casa Rosada (sede del Gobierno), el portavoz presidencial, Manuel Adorni, indicó que “una autocrítica (del Ejecutivo) no es compatible con lo que ocurrió ayer”, ya que, aunque comentó que sí tiene “la capacidad de hacerla”, “no hay autocrítica para hacer” cuando al Gobierno del libertario le toca “pelear con gente que hace mucho tiempo que, por lo único que está donde está, es para mantener sus privilegios”.

“La autocrítica la tienen que hacer ellos, quienes no escucharon a la gente, quienes no escucharon el resultado electoral. Son parte de una política que ha hecho mucho daño a la gente. Me sorprende escuchar a algunos de ellos hablar de republicanismo, de democracia, lo que necesita la gente cuando jamás le han prestado atención”, aseveró.

El vocero reconoció que La Libertad Avanza, el partido de ultraderecha que lidera Milei, se encuentra en “clara minoría” en el Senado -donde cuenta con siete legisladores-, y resaltó que a eso se le suma que “la mayoría tiene una política rancia, que no está a la altura de las circunstancias y está de espaldas al resultado electoral”.

La Cámara Alta rechazó este jueves el decreto de necesidad y urgencia (DNU) por 42 votos en contra del instrumento firmado en diciembre por Milei, 25 a favor y cuatro abstenciones, y ahora será girado para su tratamiento a la Cámara de Diputados, por lo que de momento el decreto sigue vigente.

Si la Cámara Baja también lo rechaza, quedará anulado.

En opinión de Adorni, “Argentina tiene muchas urgencias y muchas necesidades”, por lo que dijo que “claramente es un elemento fundamental” para que el Ejecutivo alcance acuerdos con las fuerzas opositoras “de cara a la Argentina que viene”.

“El DNU sí es parte de la discusión”, resumió.

El vocero expresó la certeza que tenía el Ejecutivo de que el ‘mega decreto’ que incluye profundas reformas para desregular la economía “iba a ser rechazado” y que la confirmación “es un mal indicio acerca de algunos actores para avanzar hacia el Pacto de Mayo”.

Con esto se refirió a un “pacto refundacional” propuesto por Milei a los gobernadores y líderes de fuerzas políticas en su discurso del pasado 1 de marzo que debería ser firmado en la ciudad de Córdoba (centro) el 25 de mayo, Día de la Patria.

Publicidad