Publicidad

Lima, 26 feb (EFE).- El primer ministro de Perú, Alberto Otárola, informó este lunes que el Gobierno ha aprobado un decreto de urgencia para asegurar el abastecimiento de combustible y la gobernanza de la empresa estatal Petroperú.

“El Consejo de Ministros ha aprobado un Decreto de Urgencia que contiene medidas extraordinarias para asegurar el abastecimiento de combustible y mejorar la gobernanza en Petroperú”, indicó Otárola.

Explicó a la prensa que estas medidas incluyen varias decisiones, como establecer garantías para capital de trabajo y ampliar garantías para asegurar el abastecimiento de Petroperú, pero aclaró que no se trata de una inyección de capital.

“Esto no es dinero en efectivo, no es capitalización, sino una manera de asegurar el abastecimiento de combustible en el país”, puntualizó Otárola.

Añadió que se va a recomponer “de manera inmediata” el directorio de la compañía, y en un segundo tiempo, el Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del Estado (Fonafe) conformará un directorio profesional para que Petroperú cuente con una mejor gobernanza.

Y que se van a llevar a cabo medidas de austeridad inmediata en la empresa pública, en referencia a la disciplina y calidad de gasto, así como al flujo de caja proyectado para los próximos cinco años.

“Petroperú es una empresa muy importante para el Gobierno, para el Estado y, sobre todo, para los que menos tienen, pues son los directamente beneficiados y afectados por el precio del combustible”, afirmó Otárola.

Este domingo y a través de un comunicado, Petroperú aseguró que “no está quebrada”, tal como afirmó el ministro de Energía y Minas, Rómulo Mucho, pero admitió que “es inocultable” que afronta una “difícil situación financiera”.

La empresa señaló que se basa “en datos comprobables y no en posiciones ideológicas o simples intereses particulares”, para “informar al país que Petroperú no está quebrado”.

Agregó que “se encuentra en pleno proceso de reestructuración” y está “optimizando costos y reingresando con fuerza a la producción de combustibles” después de haber tenido “que paralizar las operaciones de la antigua Refinería Talara para terminar la nueva infraestructura que, según todos los expertos mundiales en la materia es en la actualidad la refinería más moderna de América Latina”.

Petroperú rechazó una supuesta “ola de medias verdades o abiertas falsedades” y negó que sea “una empresa que siempre da pérdidas y que nos cuesta a todos los peruanos”.

“De sus 54 años de vida, 48 ha dado utilidades, mientras los otros 6 años ha tenido problemas fruto de la injerencia política que debilitó su gobernanza y la pandemia COVID-19 que afectó a todas las empresas, públicas y privadas, sin excepción”, remarcó.

El Gobierno de Perú ya anunció inicios de este mes que iba a realizar una reforma estructural de la petrolera, mientras que Otárola, indicó el 22 de enero que no se iba a dar el apoyo financiero de 1.150 millones de dólares que había pedido la empresa.

Publicidad