Lima, 29 oct (EFE).- El Gobierno de Perú mantuvo este viernes un “corto” pero “muy constructivo” y “fructífero” diálogo con la empresa argentina Pluspetrol, líder del consorcio de empresas que explota el yacimiento de gas de Camisea, uno de los más grandes de Latinoamérica, en aras a masificar este recurso natural en el país.

Así lo anunció el ministro de Economía y Finanzas, Pedro Francke, durante una rueda de prensa posterior a la visita que realizó el presidente Pedro Castillo junto a varios miembros de su gabinete ministerial a esta reserva gasífera, ubicada en la selva de la sureña región andina de Cusco.

“Ha sido una oportunidad bastante interesante para conocer in situ e insistir en un diálogo con el objetivo de que estos recursos sean utilizados prioritariamente en beneficio de los peruanos, de los hogares peruanos, del transporte peruano, de la industria peruana”, declaró el titular de la cartera económica.

Francke dijo que el Gobierno y los representantes de Pluspetrol coincidieron en que “la gran necesidad para el Perú es la masificación del gas” y que este combustible representa “una gran oportunidad para mejorar la competitividad” del país.

PROPUESTAS A DISCUTIR

Por su parte, la primera ministra, Mirtha Vásquez, agregó que, más allá del objetivo “final” de masificar el gas, el Ejecutivo abordó también durante esta visita al yacimiento el asunto sobre la renegociación de los contratos con las empresas del consorcio de Camisea para aumentar la carga impositiva de la comercialización del gas.

En este sentido, la jefa del gabinete ministerial afirmó que “sí hay voluntad de las partes para llegar a estos acuerdos conjuntos”.

Además, insistió en que el Gobierno trabajará “con respeto a la propiedad y a la libre empresa”. “No vamos a pasar por encima de la ley ni vulnerar compromisos asumidos”, aseguró Vásquez.

Añadió que, durante el diálogo con los representantes de Pluspetrol, se planearon alternativas “interesantes” para avanzar con el objetivo de masificar este recurso y aseguró que estas serán discutidas por el Ejecutivo.

“Hay dos estrategias para masificar el gas: una es los gasoductos, la otra es transformar el gas natural en GLP (gas licuado de petróleo) y distribuirlo en camiones que llegarían a la población”, detalló la primera ministra.

POLÉMICAS DECLARACIONES

La visita del Gobierno peruano al yacimiento de gas de Camisea se dio en medio de la polémica que desataron las declaraciones que hizo el último lunes el presidente Castillo, en las que exhortaba al Congreso a consensuar una “una ley conjunta sobre la estatización o la nacionalización del gas” de esta reserva.

“Es necesario darle a los peruanos lo que el pueblo ha producido”, señaló desde la provincia amazónica de Bagua, mientras su primera ministra, Mirtha Vásquez, pronunciaba ante el Congreso su discurso de investidura sin mención alguna a nacionalizaciones como parte de la política general del Gobierno.

Las declaraciones generaron críticas de los sectores económicos directamente implicados, por lo que al día siguiente el mandatario salió a apaciguar los ánimos al señalar que su Gobierno sería “respetuoso con la libertad de empresa”.

Actualmente, la Constitución peruana no contempla la posibilidad de una nacionalización y el partido oficialista Perú Libre no tiene los votos suficientes en el Parlamento para reformar la carta magna, vigente desde 1993.

Publicidad