Publicidad

Madrid, 4 oct (EFE).- El Gobierno español aprobó este martes el proyecto de presupuestos para 2023, con un importante incremento en el gasto social, en un momento de alza de precios, que comenzó por la energía y ha llegado a la cesta de la compra.

Pero también Defensa cuenta con un aumento presupuestario del 6,5 %, que unido a los fondos europeos y a programas especiales de modernización, supone un incremento del gasto del 25 %, cifra que supone avanzar hacia el compromiso que España ha alcanzado con la OTAN de destinar el 2 % del PIB a esa partida en 2029.

Todo ello, mientras Europa, como el resto de socios de la Alianza Atlántica, está prestando ayuda militar a Ucrania, tras la invasión rusa de parte de su territorio.

INCREMENTO DEL GASTO SOCIAL

El gasto social es la partida que más crece en los presupuestos de 2023 aprobados por el Gobierno, con subidas de las pensiones, incrementos del más del 6 % en partidas como educación y sanidad, o la extensión de las ayudas aprobadas este año para suavizar las consecuencias de la inflación, como los abonos gratuitos de tren.

En el primer caso, el incremento es del 6,6 % respecto al año anterior, y el aumento del gasto sanitario del 6,7 %, que incluye partidas para la atención primaria, muy tensionada tras dos años de pandemia, y para salud mental, un asunto que ha entrado en la agenda política española en el último año.

Según la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, seis de cada diez euros de presupuestos irán a gasto social, “la mayor cifra nunca registrada”.

MENOR CRECIMINETO

El Gobierno español apuesta por un presupuesto expansivo en los gastos, pese a que ha rebajado en seis décimas la previsión de crecimiento para el próximo año, hasta el 2,1 %, debido principalmente a la elevada incertidumbre, marcada por la alta tasa de inflación y un contexto internacional de crisis energética.

Sin embargo, para esta año el crecimiento previsto es del 4.4 %, según la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño.

También baja dos décimas la previsión del crecimiento del empleo, al 0,6 %, igual que la de la tasa media anual de desempleo, que sube al 12,2 %, con una estimación de 21 millones de personas ocupadas a finales de 2023 y de que el próximo año se cierre con una tasa de desempleo por debajo del 12 % (11,7 %).

NECESIDAD DE NEGOCIACIÓN

El ejecutivo dio hoy el primer paso para aprobar los presupuestos del año próximo, tras el acuerdo alcanzado en el gobierno de coalición entre los socialistas, que encabezan el Ejecutivo, y sus socios Unidas Podemos.

Pero ahora deben ir al Congreso, donde la coalición no tiene mayoría, ya que solo suman 155 diputados y la mayoría absoluta está en 176, por lo que tendrán que comenzar las negociaciones con otros partidos para recabar los apoyos suficientes.

Durante los casi tres años que lleva esta legislatura, los socios tradicionales del Ejecutivo han sido un conglomerado de pequeños partidos nacionalistas, independentistas y de izquierda, que hoy mostraron su disposición a negociar.

Publicidad