Publicidad

Roma, 13 feb (EFE).- El Gobierno de la ultraderechista Giorgia Meloni recortará el IRPF, entre otras medidas, a los agricultores que se manifiestan estos días en toda Italia, una decisión que ayudará a desconvocar las protestas, aunque algunos grupos han adelantado que continuarán con sus movilizaciones.

La reducción del 50% del importe del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para los ingresos agrícolas de entre 10.000 y 15.000 euros se sumará a la exención fiscal para los de hasta 10.000 euros tras el acuerdo alcanzado este lunes por la mayoría gubernamental, según los medios locales.

Los ultras Hermanos de Italia, de Meloni; la ultraderechista Liga y la conservadora Forza Italia alcanzaron el pacto que desbloquea unos 200 millones de euros para los agricultores tras varias horas de reunión entre los líderes de los tres partidos, que tenían posiciones divergentes.

Finalmente se incluirá una enmienda en ese sentido en el decreto ley sobre prórrogas normativas y obligaciones fiscales, que ahora deberá pasar por el Parlamento, donde la mayoría tiene mayoría absoluta, y el Gobierno anunció también el inicio de un diálogo con los agricultores en protesta.

“A la luz de la publicación en el sitio web del Ministerio de Agricultura de la mesa técnica, estamos listos para desmovilizar la concentración de tractores”, dijo Maurizio Senigagliesi, un portavoz de ‘Rescate Agrícola’, una de las organizaciones convocantes de las protestas, que anunció para “dentro de dos o tres días” la desmovilización de los tractores en las carreteras.

Sin embargo, no todas las organizaciones están de acuerdo con detener las protestas y mientras algunas mantendrán sus movilizaciones, todavía se desconoce qué posición tomará el grupo más extremista, que por ahora sigue dispuesto a protestar mañana, jueves, en el Circo Máximo de Roma.

“Cuando hay que encontrar soluciones, siempre las encontramos”, dijo Meloni tras anunciarse el acuerdo, restando importancia a las diferencias entre los socios de Gobierno y en particular a las exigencias de Matteo Salvini, líder de la Liga, que quería que el umbral de la exención fiscal se elevase hasta las rentas de 30.000 euros.

Sus propuestas fueron “aumentar la exención del IRPF (por encima de 10.000 euros), aprobar la propuesta de la Liga sobre control de precios y costes de producción, y acelerar las medidas para limitar los daños causados por la fauna salvaje”, en una reunión en la que Salvini “confirmó su clara oposición a las negociaciones de Europa con Sudamérica”, dijo el partido.

“El acuerdo con los países del Mercosur, en el que Bruselas sigue trabajando sin garantías reales sobre el respeto de normas similares a las nuestras, representaría un peligro para los productores italianos con la llegada a nuestras mesas de productos que no ofrecen las mismas garantías que los nuestros”, añadió la Liga tras la reunión en un comunicado.

“Y, además, sigue sin haber una evaluación global del impacto de estas medidas en nuestro mercado. Para la Liga, se trata de un nuevo intento de favorecer a las multinacionales perjudicando a los productos fabricados en Italia”, agregó.

Publicidad