Publicidad

Redacción Deportes (EEUU), 8 dic (EFE).- El hambre ganador de la selección de Uruguay, quince veces campeona, se medirá con la ambición de Estados Unidos, el país anfitrión, en un grupo C de la Copa América de 2024 que se completa con Panamá y Bolivia.

Alcanzada en 2021 por Argentina como selección con más títulos de la Copa América (15), Uruguay quedó encuadrada en un grupo igualado, pero globalmente accesible, en el que peleará a priori por la primera plaza con Estados Unidos.

Con Marcelo Bielsa en el banquillo, Uruguay está teniendo un camino brillante en la fase de clasificación al Mundial de 2026, en la que es segunda detrás de Argentina, campeona del mundo.

El seleccionado uruguayo ganó cuatro de sus seis partidos disputados y ganó recientemente por 2-0 a Argentina, lo que supuso la primera derrota del equipo de Lionel Scaloni tras catorce victorias consecutivas.

La Albiceleste no perdía desde el noviembre de 2022, cuando cayó en su estreno en el Mundial contra Arabia Saudí.

Le espera un choque con Estados Unidos, una selección en gran crecimiento y con grandes ambiciones, que tiene la mirada puesta en esta cita y, aún más, en el Mundial que albergará junto a Canadá y México en 2026.

La pasión por el fútbol se ha disparado en los últimos años en Estados Unidos y la llegada de Messi ha dado un ulterior impulso en los últimos meses.

El equipo de Greg Berhalter pretende reivindicarse tras su modesta participación en la Copa de Oro, en la que fue eliminada en las semifinales.

Con jugadores con experiencia europea como Christian Pulisic, Weston McKennie o Tyler Adams, el seleccionado estadounidense busca mejorar su resultado de 2016, cuando acabó cuarta.

Uruguay arrancará su Copa América el 23 de junio contra Panamá en el AT&T Stadium de Arlington, mientras que Estados Unidos debutará ante Bolivia ese mismo día.

En la segunda fecha, Uruguay se verá las caras con Bolivia y Estados Unidos lo hará con Panamá.

El cruce entre Uruguay y Estados Unidos se disputará en el estadio Arrowhead Stadium de Kansas City el 1 de julio.

Publicidad