Nueva Delhi, 30 oct (EFE).- Aryan Khan, hijo mayor de la megaestrella conocida como “el rey de Bollywood”, Shah Rukh Khan, salió este sábado de la cárcel tras 28 días detenido por un presunto caso de tráfico de drogas entre una gran expectación en toda la India.

EFE/EPA/DIVYAKANT SOLANKI

Aryan, de 23 años, abandonó hacia las once de la mañana (5.30 GMT) la prisión de Arthur Road de Bombay, la capital financiera de la India y meca de la industria cinematográfica de Bollywood.

EFE/EPA/DIVYAKANT SOLANKI

La cadena de televisión delhí NDTV mostró imágenes caóticas de la puerta de la prisión completamente abarrotada por seguidores, policías y decenas de medios de comunicación que trataron de obtener la menor imagen de Aryan entrando al coche de su padre.

Minutos después de salir de la cárcel, y tras una breve persecución en directo por las calles de Bombay, NDTV retransmitió imágenes del coche rodeado de guardaespaldas en el que viajaban la estrella y su hijo, de nuevo rodeado por decenas de periodistas y seguidores, algunos de ellos incluso equipados con tambores y petardos.

“Sé fuerte Aryan Khan. Bienvenido a casa príncipe Aryan”, rezaba un cartel que portaban seguidores de la megaestrella a la entrada a su casa de Bombay.

El joven fue detenido junto a otras siete personas el pasado 2 de octubre en Bombay tras una redada durante una fiesta en un crucero con destino al estado vecino de Goa.

La Oficina Central de Estupefacientes india (NCB) había afirmado que el acusado consumía con frecuencia sustancias prohibidas y estuvo en contacto con personas en el extranjero que “parecen formar parte de una red de tráfico de drogas”.

Por su parte, la defensa de Aryan Khan argumentó que en el momento del arresto, el joven no tenía drogas ni llevaba dinero suficiente para comprarlas, por lo que no habría ninguna evidencia para inculparle por tráfico de estupefacientes.

La justicia le denegó en varias ocasiones la petición de libertad bajo fianza hasta que el pasado jueves obtuvo el pasado jueves la libertad bajo fianza, aunque el joven tuvo que pasar dos noches más entre rejas mientras se formalizaba su liberación.

La sociedad india está impactada por el caso del hijo mayor de Shah Rukh Khan, de 55 años, un actor idolatrado en la India y cuya carrera con más de un centenar de películas está plagada de grandes éxitos, entre los que destaca “El valiente se llevará a la novia” (1995), una película romántica que llegó a estar más de 1.000 semanas seguidas en cartelera.

Para muchos el caso no es más que una caza de brujas contra Khan por su “apellido” musulmán en este país de mayoría hindú, o para tratar simplemente de dar ejemplo a la sociedad en su lucha contra las drogas, diciendo que ni los más poderosos pueden huir de la Justicia, enfrentándose a la cárcel si consumen o trafican.

Publicidad