Riad, 15 ene (EFE).- El Athletic Club quiere prolongar este domingo en el King Fahd International Stadium de Riad el idilio que mantiene con la Supercopa de España, competición de la que es vigente campeón y en la que ha protagonizado algunas de sus mayores gestas de la última década, ante el equipo más en forma del fútbol español, el Real Madrid.

Los de Marcelino Toral se clasificaron para la final tras remontar el jueves al Atlético de Madrid y los de Carlo Ancelotti hicieron lo mismo el miércoles en la prórroga ante un renacido Barcelona que les desgastó físicamente.

Aunque el viernes y el sábado fueron días lluviosos en la capital de Arabia Saudí, la previsión es que el sol vuelva a salir este domingo de final. Pero la temperatura bajará respecto la que hubo en las semifinales, situándose por debajo de los 20 grados a la hora de la final.

Después de remontar en semifinales al Atlético de Madrid (1-2), el Athletic Club encadena en el torneo tres victorias seguidas ante rivales de gran entidad después de que derrotase hace aún menos de un año a Real Madrid (1-2) y Barcelona (2-3) para levantar el trofeo en la edición de 2021.

No se queda ahí la buena racha del equipo rojiblanco en una competición que va a más y en la que ya se impuso en 2015 al Barcelona a doble partido (4-0 y 1-1). Así que, se presenta en la que es su décima final desde 2009, la cuarta en menos de un año, con cinco partidos seguidos sin perder en una Supercopa, en la que se ha llevado el trofeo en las dos ediciones anteriores que la ha disputado.

El equipo vasco afronta el choque de Riad tras haber sacado adelante su octava semifinal consecutiva y su decimotercera eliminatoria seguida en torneos coperos en rondas que no sean finales. Porque es en las finales donde el Athletic está teniendo su talón de Aquiles. De las nueve que ha jugado en 13 años, solo ganó dos de Supercopa y perdió cinco de Copa, una de Liga Europa y otra de Supercopa.

Para ganar el domingo, es más que probable que Marcelino vuelva a confiar en el bloque que tan brillantemente le remontó al Atlético de Madrid en semifinales. Aunque su equipo volteó el marcador tras realizar los cuatro cambios que llevó a cabo, tres de una tacada, el técnico terminó satisfecho de la labor de un once inicial que mantuvo el tipo y superó por momentos al campeón de Liga.

Y siempre le quedará tiempo para que entre Nico, la última ‘perla’ salida de Lezama, y revolucione las cosas sobre el césped como hizo el jueves. Junto al pequeño de los Williams, entraron Mikel Vesga y Raúl García, y posteriormente lo hizo Yuri Berchiche, que llevaba casi nueve meses de baja.

Alex Berenguer, Oier Zarraga, Oihan Sancet y Mikel Balenziaga habían hecho su trabajo. Aunque con menos brillantez que el capitán Iker Muniain, el MVP del partido, y Dani García, un coloso defensivo en medio campo.

El Athletic perfectamente podría repetir en el once titular que puso ante el Atlético, con la duda de si entrará Nico tras su eclosión en semifinales. O si, ante el poco tiempo de descanso, menos de tres días, Marcelino decide refrescar el equipo.

El equipo vasco tiene cierto ánimo de revancha con el Real Madrid tras los dos partidos entre ambos equipos en diciembre en los que encajó dos derrotas (1-0 en el Bernabéu y 1-2 en San Mamés) después de haber merecido mucho más. Especialmente en Madrid, donde generó ocasiones como para salir victorioso.

Esos triunfos, trabajados y que le sirvieron al Real Madrid de Carlo Ancelotti para sumarlos a una lista de pleno de victorias en los grandes duelos de la temporada, sirven de aviso para mentalizarse de la intensidad con la que deberán jugar para conquistar el primer título de la temporada. Se presenta la oportunidad de lograr la decimosegunda Supercopa de España y dejar en una la diferencia del Barcelona como rey de la competición.

Un torneo al que Ancelotti concedió máxima importancia. No hay títulos menores para un equipo que el pasado curso se quedó en blanco y que, precisamente en la Supercopa de España con la derrota en semifinal ante su rival en la final actual, inició el fin de la segunda etapa de Zinedine Zidane en el banquillo y el adiós de una leyenda como Sergio Ramos.

Tras aprovechar la oportunidad de volver a imponer autoridad en un clásico, el quinto consecutivo con triunfo, el deseo de una plantilla con hambre de éxito es el de comenzar 2022 con un título.

Siete años después, ‘Carletto’ tiene en su mano volver a conquistar un título como técnico del Real Madrid. Sería el quinto y se convertiría en el octavo entrenador con más conquistas. Su último éxito se remonta al 20 de diciembre de 2014, en Marrakech, ganando el Mundial de Clubes ante San Lorenzo el día que cerraba uno de los años más exitosos de su carrera, con récord de 22 victorias consecutivas para la historia, antes de un 2015 de desplome en el que la ausencia de títulos grandes provocó su adiós.

No dispondrá de su equipo de gala por dos ausencias defensivas de peso. El coronavirus vuelve a dejar fuera de combate a Dani Carvajal, que tras un mes de baja regresaba en el clásico, y David Alaba tiene muy pocas opciones de jugar por el problema muscular que arrastra. Lucas Vázquez será novedad en el lateral derecho y Nacho Fernández se mantendrá como pareja de Militao tras las dosis de sufrimiento ante el Barcelona.

La forma con la que el Real Madrid se llevó el clásico, con bloque bajo y contragolpes letales, avisa Ancelotti que no servirá ante un Athletic Club con diferente identidad. Es el momento de que Luka Modric y Toni Kroos aumentan el protagonismo con balón y den paso a una identidad que también maneja el equipo blanco, cuyos problemas llegaron ante equipos replegados en su terreno que apostaron por juntar líneas y aumentar a cinco hombres sus defensas.

A la espera del plan de un estratega como Marcelino, el de Ancelotti está claro con un tridente ofensivo en el que seguirá Marco Asensio si supera unas ligeras molestias. En caso contrario, entrará Rodrygo tras un nuevo golpe a la confianza de Eden Hazard sin minutos los dos últimos encuentros.

Completará el ataque la pareja de moda del fútbol español: Vinícius-Benzema, las grandes amenazas para el Athletic Club. La velocidad y el desborde del brasileño; el gol del francés. Los líderes de un Real Madrid que aspira a un título un año y cinco meses después.

– Alineaciones probables:

Athletic Club: Unai Simón; De Marcos, Yeray, Íñigo Martínez, Balenziaga; Berenguer, Zarraga, Dani García, Muniain; Sancet e Iñaki Williams.

Real Madrid: Courtois; Lucas Vázquez, Militao, Nacho, Mendy; Casemiro, Kroos, Modric; Marco Asensio, Vinícius y Benzema.

Árbitro: César Soto Grado (Comité Riojano).

Estadio: King Fahd International Stadium.

Hora: 19.30 (21.30 hora local). EFE

Publicidad