Publicidad

Roma, 14 ene (EFE).- Un director que organizaba audiciones falsas para agredir a actrices, un crítico que les enviaba fotos sexuales y un pintor que se masturbaba delante de las modelos: con cinco años de retraso, el #MeToo ha irrumpido en Italia desvelando una cascada de testimonios que prometen sacudir el mundo de las artes, el espectáculo y la política.

Fotografía de la actriz Cinzia Spanò, responsable de Amleta, colectivo que denuncia el abuso sexual en el mundo del espectáculo italiano. EFE/Colectivo Amleta -SOLO USO EDITORIAL/SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA (CRÉDITO OBLIGATORIO)-

“Italia es un país machista y retrasado culturalmente”, sentencia en una entrevista con EFE la actriz Cinzia Spanò, responsable de Amleta, el colectivo que desde inicios de año acapara diariamente titulares en la prensa italiana con revelaciones y experiencias incómodas sufridas por actrices de todo el país.

ITALIA, UNA EXCEPCIÓN

La organización, fundada en 2020 por una treintena de profesionales confinadas por la pandemia, ha logrado lo que la primera ola del #MeToo no consiguió en 2017, que los medios de comunicación italianos finalmente presten atención a la misoginia en los círculos creativos y de poder.

De hecho, el ministro de Cultura italiano, Gennaro Sangiuliano, planteó esta semana la “hipótesis” de negar subvenciones públicas a las producciones salpicadas por casos de abusos.

Hasta ahora, Italia había sido una excepción en el asunto. El terremoto que sacudió Hollywood hace cinco años, con acusaciones a personajes como Bill Cosby y Harvey Weinstein, apenas se sintió en el país mediterráneo, a pesar de que una de sus actrices más internacionales, Asia Argento, fue de las primeras en acusar al productor.

“Aquí falló. Las mujeres que se sumaron no fueron arropadas por la sociedad del espectáculo y se las desacreditó rápidamente, también en muchos tribunales”, explica Spanò.

Sirvió, sin embargo, para sembrar una semilla que era cuestión de tiempo que germinase. En los últimos días decenas de mujeres, veteranas y jóvenes, se han atrevido a contar públicamente sus experiencias.

“SUFRÍ MAS DE TREINTA INTENTOS DE ABUSOS”

Es el caso de Fioretta Mari (80 años), actriz y directora vinculada a varias de las producciones más exitosas de Mediaset que aseguró recientemente haber sufrido más de treinta intentos de abuso a lo largo de su carrera.

“Un director, que ya no vive, me siguió al baño y cerró la llave durante un evento familiar”, narraba en una entrevista con el diario La Repubblica. Al negarse, se quedó sin papel en una popular ficción televisiva para la que ya había firmado un contrato de 11 episodios.

La RAI tampoco se libra. Según la actriz Pamela Villoresi (66 años), actual directora del Teatro Stabile Biondo di Palermo, tanto ella como sus compañeras han perdido infinidad de trabajos en favor de las “favoritas” de los políticos que controlan la televisión pública italiana.

“Y sigue ocurriendo”, aseguraba al mismo diario.

Según Spanò, quien lidera desde Amleta varias causas judiciales, el “miedo” ha acompañado durante décadas a muchas actrices, directoras y modelos italianas.

“Es un país que aún tiene una cultura católica en la que la figura femenina se acepta como víctima. Aquí sigue presente el mito de Maria Goretti, la mujer que fue asesinada por el hombre con el que convivía y se convirtió en santa por perdonarle en el momento de su muerte”, justifica.

ESPAÑA, MÁS AVANZADA

En las filas del colectivo también hay una actriz española, Sara Rosa Losilla (46 años), quien tras girar con La Fura dels Baus y participar en ficciones como “Hospital Central” decidió, hace once años, probar suerte en el teatro italiano.

“Me fue bastante bien, traía buen currículum y he trabajado con directores de teatro muy reconocidos”, cuenta a EFE desde el norte de Italia. A pesar de ello, la actriz intenta desarrollar su trabajo en entornos “donde no hay posibilidad de entrar en contacto con ciertos personajes”.

La violencia sexual no es la única amenaza para ellas, también lo es la falta de oportunidades, explica Losilla, quien ha colaborado en varios estudios para conocer el estado de la profesión en Italia.

De acuerdo con Amleta, los teatros que cuentan con subvenciones públicas solo contratan a un 20 % de mujeres como directoras, porcentaje que sube al 37 % en el caso de las actrices.

“España e Italia son culturas similares, pero en la última década se han hecho muchas cosas desde la política por la igualdad en España -afirma Losilla-. En cambio aquí, la prensa y los políticos se permiten unos comentarios y actitudes …por los que en España serían apartados”.

Javier Romualdo

Publicidad