Publicidad

Londres, 14 mar (EFE).- El Bournemouth de Andoni Iraola entró este miércoles en los libros de historia del fútbol inglés. Los ‘Cherries’ levantaron un 0-3 al Luton Town y se convirtieron en el tercer equipo en la historia de la Premier League en remontar un partido que perdían al descanso por tres o más goles de diferencia, junto al Manchester United en 2001 contra el Tottenham Hotspur (5-3) y el Wolverhampton Wanderers, contra el Leicester City, en 2003 (4-3).

La épica viene acompañada, además, de una salvación virtual. Los de Iraola tienen 35 puntos a falta de diez jornadas y ningún equipo ha bajado con más de 35 unidades desde que lo hiciera el Newcastle United en la temporada 2015-2016, cuando las ‘Urracas’ se marcharon al Championship pese a amasar 37 puntos.

EL DESCENSO, IMPROBABLE

Desde entonces, solo al Burnley, en la temporada 2021-2022, no le valieron los 35 puntos para mantener la categoría. En la era Premier, solo dos equipos perdieron la categoría teniendo 35 puntos a falta de diez jornadas, el Crystal Palace, en la 92-93, y el Norwich City, en la 94-95, aunque por entonces la liga tenía 22 equipos y descendían cuatro al Championship.

Con catorce puntos respecto a la zona de descenso, parece bastante claro que el Bournemouth, por segunda temporada consecutiva, mantendrá la categoría. El Luton Town, su víctima este miércoles, tendría que recortarle catorce puntos de treinta en juego para meterles en un lío. Burnley y Sheffield United, a 21 de distancia del Bournemouth, están más que sentenciados y parece cuestión de tiempo que se confirme su vuelta a la Segunda división.

El triunfo de Iraola es el triunfo de la paciencia. La paciencia que tuvieron en el Vitality Stadium para mantener al técnico español pese a que no ganó ninguno de los nueve primeros partidos de liga. En los tres primeros meses de la temporada, el Bournemouth solo consiguió un triunfo, ante el Burnley y una goleada ante el Manchester City por 6-1 pareció sentenciar al español, que ya llegó entre dudas al ser el sustituto de un Gary O’Neil que se había convertido en ídolo al salvar al club la campaña anterior.

UN MILAGRO INESPERADO

Sin embargo, tras la goleada ante los de Pep Guardiola, el Bournemouth no perdió ninguno de los siete siguientes partidos, con seis victorias y un empate, y el equipo había rebotado de estar en descenso a la duodécima posición.

“Creo que la decisión de venir al Bournemouth fue la acertada”, respondió Iraola hace unos meses en una entrevista con EFE.

“No es que te pongas nervioso (al perder), son consecuencias normales. Si no ganas partidos, pues lo normal es que te acaben echando. Hemos tenido momentos complicados. Probablemente el peor fue el partido contra el Burnley que jugábamos en casa. Empezamos perdiendo y dices ‘uf, hay que darle la vuelta a esto'”, añadió.

 Con diez partidos por jugarse, pocos podrían pronosticar en agosto que el Bournemouth iba a estar en una situación tan privilegiada, más cerca del ‘top seis’ de la liga que del descenso.

En el horizonte, lograr el récord de puntos del club en la Premier League, los 46 que consiguieron con Eddie Howe, ahora técnico del Newcastle United, en la temporada 2016-2017. Para conseguirlo, los ‘Cherries’ necesitarían sacar doce puntos de treinta posibles.

Visitar a Aston Villa, Arsenal y Chelsea y recibir al Manchester United son los partidos más complicados, a priori, que le quedan al Bournemouth de Iraola.

Manuel Sánchez Gómez

Publicidad