Roma, 31 oct (EFE).- El Nápoles y el Milan siguen imparables en esta temporada y, con sus triunfos en el campo del Salernitana (0-1) y del Roma (1-2), respectivamente, confirmaron su liderato compartido en la Serie A, con siete puntos de ventaja sobre el Inter de Milán, que ganó 2-0 al Udinese con doblete del argentino Joaquín Correa, y hasta 16 más que un Juventus en crisis, que perdió contra el Hellas Verona y solo suma 15 puntos en once jornadas.

EFE/EPA/CLAUDIO PERI

Sigue intratable el Nápoles de Luciano Spalletti. Ni la baja por lesión del nigeriano Victor Osimhen y la exclusión por decisión técnica de Lorenzo Insigne frenaron al conjunto “azzurro”, que doblegó al Salernitana en el derbi de la región Campania gracias a un gol del polaco Piotr Zielinski a la hora de juego.

EFE/EPA/FILIPPO VENEZIA

Con 23 goles marcados y solo tres recibidos, el Nápoles luce números de récord y sigue alimentando los sueños de un título liguero que le falta desde 1990, cuando lo ganó el equipo liderado por el argentino Diego Armando Maradona.

Pero a los hombres de Spalletti le salió un rival igual de ambicioso, un Milan que fue capaz de doblegar en el Olímpico al Roma de Mourinho, empujado por una sobresaliente actuación de Ibrahimovic, autor del 1-0 con una gran falta directa y fundamental para conseguir el penalti que el marfileño Frank Kessie transformó para el 2-0.

El sueco alcanzó los 400 goles en su carrera en clubes, firmados en Suecia, Holanda, Italia, Francia, España, Inglaterra y Estados Unidos.

La mala noticia para el cuadro de Stefano Pioli, rival del Atlético Madrid en la Liga de Campeones, fue la roja al francés Theo Hernández, quien se perderá el derbi contra el Inter de Milán del próximo sábado.

No falló el Inter, rival del Real Madrid en la Liga de Campeones, que doblegó 2-0 a un Udinese valiente gracias a ocho minutos mágicos del argentino Joaquín Correa, quien firmó dos maravillas para blindar la tercera posición del cuadro de Simone Inzaghi y abrir de la mejor forma una semana clave.

El equipo interista visitará el miércoles al Sheriff Tiraspol, en una cita de la que dependerá una parte importante de su futuro en la Copa de Europa y a continuación se jugará el derbi con el Milan. Encara estas dos citas con el pleno de entusiasmo, con la ambición de sumarse de nuevo a la pugna por el título liguero.

Completamente distinta es la situación del Juventus, noveno en la clasificación, a 16 puntos del liderato. El equipo que dominó nueve de las últimas diez temporada de la Serie A está en profunda crisis. Incapaz de competir con ritmo, en tremendos apuros a la hora de marcar y sorprendentemente frágil en defensa, el equipo de Massimiliano Allegri solo suma quince puntos en once partidos.

Anotó quince goles y recibió otros tantos en una temporada en la que ya sufrió cuatro derrotas, dos de ellas en casa, ante Empoli y Sassuolo, y dos fuera, ante el Nápoles y, este sábado, el Hellas Verona.

El propio Allegri reconoció al acabar el partido que “no es el momento de hablar, sino el de “trabajar y sentirse avergonzados” después de que su equipo fuera superado por completo por un Verona más hambriento de puntos y por un Giovanni Simeone que suma ya ocho goles esta temporada.

Tras el póker endosado al Lazio seis días antes, el Cholito firmó un gran doblete que le lanzó a solo una diana del máximo artillero Ciro Immobile. Lleva seis goles en su carrera al Juventus y ningún jugador en Europa anotó más goles que él en este mes de octubre. Gio firmó siete, por los cinco del egipcio Mohamed Salah y del polaco Robert Lewandowski.

Está a tres puntos del Lazio, sexto, que empató 2-2 el sábado en el campo del Atalanta, rival del Villarreal en la Liga de Campeones. El español Pedro Rodríguez y Ciro Immobile dieron una ventaja 2-1 al Lazio, pero, tras el momentáneo 1-1 del colombiano Duván Zapata, apareció el holandés Marten De Roon para firmar, entre polémicas en el último minuto, el definitivo 2-2.

El Lazio protestó mucho porque el meta español Pepe Reina había sido golpeado en la acción anterior por una moneda lanzada por un hincha ubicado en la curva del Atalanta.

Andrea Montolivo

Publicidad