Publicidad

Ciudad del Vaticano, 15 mar (EFE).- El papa Francisco no tiene intención de cambiar las reglas del cónclave para elegir a su sucesor y las informaciones publicadas al respecto por algunos medios católicos de EE.UU. vinculados al área conservadora son “invenciones” para “crear malestar en la Iglesia”.

Así lo asegura Francisco en “Vida. Mi historia a través de la Historia”, la autobiografía que se publicará la próxima semana y de la que este viernes adelanta algunos extractos la agencia italiana Ansa, después de que ayer lo hiciera también el “Corriere della sera”.

“A propósito del cónclave, algunos medios americanos han difundido la noticia de que tengo en mente cambiar las reglas, admitiendo en la votación para la elección del nuevo papa también a monjas y laicos: todo esto son fantasías, invenciones puestas en circulación evidentemente para crear malestar en la Iglesia y desorientación en los fieles”, señala Francisco en el libro.

Ya en noviembre pasado, la oficina de prensa del Vaticano salió al paso de las noticias que habían circulado por algunos medios católicos estadounidenses vinculados al área conservadora y que fueron retomadas después en Italia por blogs también tradicionalistas, al asegurar que carecían de fundamento.

“The Remnant”, una revista quincenal de orientación católica tradicionalista, publicó que el papa Francisco habría confiado al cardenal y canonista Gianfranco Ghirlanda la tarea de revisar radicalmente las reglas actuales del cónclave para la elección del próximo pontífice, señalando que las mujeres también podrían pasar a formar parte de los electores formando parte de un 25 por ciento reservado a laicos y religiosos.

Además, los cardenales mayores de 80 años serían excluidos de las Congregaciones Generales, es decir, de las reuniones de purpurados que preceden a la elección y se crearía, en vez de plenarias, pequeños grupos de trabajo de manera similar a la asamblea sinodal de los obispos que acaba de concluir en el Vaticano.

Francisco también descarta en su autobiografía una eventual dimisión, que califica de “hipótesis lejana” que sólo se produciría por “un impedimento físico grave”, aunque dice que cuando ha sido hospitalizado algunos en el Vaticano estaban “más interesados en la política, en hacer campaña electoral, pensando casi en un nuevo cónclave”, según adelantó este jueves el “Corriere della sera”.

En “Vida. Mi historia a través de la Historia”, el libro escrito por el papa, de 88 años, con el vaticanista y su amigo personal Fabio Marchese, Francisco repasa su vida, desde su infancia hasta la actualidad, y comenta grandes momentos históricos, desde los bombardeos nucleares en Hiroshima y Nagasaki o el golpe militar en Argentina hasta la pandemia.

Publicidad